Cloración Salina. Económico, Ecológico, Cómodo y Saludable

Suben las temperaturas y mediamos el mes de Mayo, con lo que lo primero que se viene a nuestra cabeza es ¡Quiero darme un baño refrescante en mi piscina y aún no la tengo a punto! Sigues con las pastillas y las setas de cloro pero no termina de convencerte y has oido hablar de la Cloración Salina, pero tienes dudas.

En este post vamos a despejar esas dudas y que entiendas todo sobre el funcionamiento del sistema de también conocido como electrólisis.

¿Qué es y cómo funciona la Cloración Salina o Electrólisis?

El sistema de cloración salina o electrólisis como sistema de mantenimiento de aguas en piscinas está muy extendido, siendo el sistema elegido por la mayoría de usuarios para mantener el agua de la piscina.

cloracion salina jaen
(más…)

El Invernaje De Su Piscina. Qué Es Y En Que Consiste.

Nos encontramos en pleno otoño y parece que las temperaturas empiezan a bajar. Para la mayoría, podemos dar por finalizada la temporada de baño. Ha llegado el momento de iniciar lo que conocemos como Invernaje de la piscina. En este artículo os vamos a dar una serie de consejos e información sobre todo lo que tenéis que tener en cuenta a la hora de hibernar vuestra piscina.

(más…)

¿Por qué son necesarias las cubiertas para piscinas?

Los sistemas para cubrir piscinas son muy útiles para ayudarnos a conservar el agua y el vaso de nuestra piscina. Durante las épocas de frío es habitual que nuestras piscinas particulares o comunitarias no se utilicen. En estos casos, la mejor opción es tapar la piscina. ¿Qué conseguiremos con esto?

(más…)

Cloración salina

La sal común o cloruro sódico es la principal materia prima para la fabricación, mediante procesos electrolíticos, de cloro, utilizado en todo el mundo como agente desinfectante de aguas, entre ellas las de las piscinas. La cloración salina trata de fabricar en la propia piscina y dependiendo de las necesidades de cada momento, el cloro necesario para la desinfección a partir de una solución salina de agua.

Gracias a ella se consigue un ahorro de tiempo y mano de obra, automatizando sustancialmente el proceso, un ahorro económico eliminando los productos de cloro, y un aumento de seguridad de los trabajadores y usuarios de la piscina al evitar la manipulación de productos químicos.

La electrólisis

El cloro se consigue gracias a la electrolisis producida en el agua debido a la concentración de sal que hay en ella. El nivel de sal en el agua suele ser de 4-6 g/l, por lo que los bañistas apenas la notan (el agua de mar llega a los 35 g/l). La sal se debe añadir durante el llenado de la piscina. Estas reposiciones se deben a las pérdidas de agua sufridas durante los lavados del filtro. Si la piscina funciona con agua de mar, no es necesario añadirle sal. Al llevar el agua una concentración de sal elevada, de 35 g/l, los consumos eléctricos son más reducidos.

La electrolisis consiste en una célula instalada en el circuito de retorno, que contiene los electrodos que generan una débil corriente eléctrica, debida a una diferencia de potencial entre ellos. La calidad de los electrodos determina la producción de cloro y la duración del sistema. Así mismo cloro producido por el clorador salino depende del amperaje que pasa por la célula de éste. Si el amperaje es más débil, más escasa será la producción de cloro.

La diferencia de potencial logra que de la sal y el agua, se produzca sosa (NaOH), hidrógeno (H2 ) y cloro (Cl2). Éste último se disuelve en el agua formando ácido hipocloroso y clorhídrico. El ácido hipocloroso (HClO), es el desinfectante y oxidante, que destruye los residuos orgánicos, gérmenes patógenos y algas. Por último se produce una reacción de neutralización entre la sosa y el ácido clorhídrico que forma de nuevo sal en un circuito cerrado sin pérdida de ningún producto.

En resumen los agentes desinfectantes creados en el proceso son:

  • Hipoclorito: gracias a la electrólisis del cloruro sódico.
  • Oxígeno: producto de la hidrólisis del agua que ayuda a destruir organismos secundarios.
  • Ozono y oxidrilo radical: poderosos desinfectantes producidos en las reacciones que ocurren en el cátodo y el ánodo.

La producción de cloro depende de varios factores:

  • el pH,
  • la temperatura del agua,
  • la concentración de sal en el agua,
  • la estabilidad de la corriente de la red.

Utilización

  • Una vez que se han instalado los aparatos se tiene que comprobar que el filtro esté limpio al 100%, y que la piscina y la instalación no tengan cobre, hierro y algas.
  • Se debe equilibrar el agua de la piscina, comprobando que el pH sea 7.2-7-6, que la alcalinidad total sea 60-120 ppm.
  • Realizar un tratamiento de choque con cloro (llevar el nivel de cloro a 3 ppm).
  • Comprobar que el nivel de sal es de 5 g/l, añadiendo 5 Kg. por cada m3 de agua si el agua no contenía sal previamente. Se debe usar sal sin yodo antiapelmazante, no agregándola nunca a través de la célula, sino a travésdel agua de la piscina.
  • Antes de iniciar el ciclo de trabajo, desconectar la fuente de alimentación y poner la bomba del depurador en marcha durante 24 horas asegurando con ello la completa disolución de la sal.
  • Por último, encender el sistema de electrólisis salina, con el nivel de cloro libre dentro de los niveles adecuados (1.0 – 1.5 ppm).

Ventajas:

  1. Agua más sana:
    • desde siempre las aguas salobres son antisépticos, usadas sobre todo para el tratamiento de enfermedades en ojos, piel y nariz,
    • las cloraminas que producen las irritaciones en piel y ojos son destruidas,
    • el agua salada proporciona un bronceado más bello y natural porque contiene yodo entre sus propiedades, protege el cabello y no destiñe los trajes de baño,
    • se consigue una desinfección más eficiente gracias a la acción combinada del cloro y los otros agentes que se generan durante la electrolisis (oxígeno y ozono) y la propia oxidación sobre los electrodos de la materia orgánica presente en el agua, evitando la formación de algas y bacterias,
    • elimina la incorporación excesiva de ácido isocianúrico presente en el cloro en polvo y en pastillas,
    • logra mejores sensaciones. El cuerpo humano está formado por agua salada, siendo la concentración común de sal en el cuerpo es de 0.9% del peso por volumen, lo que equivale a 9000 ppm. Cuanto más próxima está la concentración de sal en el agua de la piscina a la concentración de sal en nuestro cuerpo, mayor es el confort que aporta el agua. Además al tener el agua sal, se reduce la presión osmótica soportada por las células de la piel en un agua no excesivamente salada, evitándose la formación de arrugas.
  2. Sistema más seguro:
    • se evitan los riesgos del transporte, manipulación y dosificación del cloro, un compuesto de alta toxicidad. Los sistemas de electrolisis salina no necesitan almacenar, manipular ni dosificar ningún compuesto químico. Ésto elimina el ambiente corrosivo típico de las salas de depuradoras.
  3. Respeta el medio ambiente:
    • es el tratamiento del agua por electrólisis salina mantiene el agua en un proceso cerrado y permanente, permitiendo conservar el agua durante varios años, reduciendo el vertido de agua a la red pública y la creación de bacterias en estado de descomposición durante el invierno. Gracias a ellose ayuda apreservar el medio ambiente y al ahorro en el consumo de agua.
  4. Sistema suficientemente probado:
    • esta tecnología es usada en Australia desde hace 30 años, donde el 95% de las piscinas tienen este sistema.
  5. Económica:
    • 100 % de ahorro en hipoclorito sódico u otros compuestos químicos derivados del cloro.
    • el agua se renueva al cabo de varios años, por lo que se reduce el costo de la piscina.
    • los costes de provienen de la reposición de electrodos si se desgastan, el aporte de sal, y el consumo eléctrico del electrodo.
  6. Ahorro en trabajos de mantenimiento:
    • sólo se deben limpiar los electrodos para asegurar un correcto funcionamiento del equipo, encontrando sistemas que se limpian solos. Se deben cambiar cada dos años si se considera un uso de cuatro horas diarias.

Inconvenientes

  • el agua de la piscina esta ligeramente salada, 4-6 grs por litro de agua,
  • incrementa el nivel del pH,
  • necesita aporte de sal gradualmente,
  • el agua no es aprovechable después de su uso, debido a la sal contenida.

Mantenimiento

Se deben limpiar los electrodos en el caso de que no dispongan de un sistema automático de autolimpiado. Éste puede ser programado según las condiciones del agua. Los costes de mantenimiento de la piscina provienen de la reposición de los electrodos por su desgaste, el aporte de sal al agua y el consumo eléctrico del electrodo.

  1. Cambio de electrodos:
    • los electrodos tienen una vida de unos dos años considerando un uso de cuatro horas diarias.
  2. Aporte de sal
    • con la electrolisis salina la legislación no obliga a retirar el 5% del volumen de agua de las piscinas diariamente. Pero, debido a la sustitución parcial voluntaria, a la lluvia o la limpieza del filtro será necesaria una pequeña reposición de sal para mantener los niveles adecuados.
  3. Consumo eléctrico<
    • el consumo eléctrico depende del tamaño del sistema usado.

Amortización

El ahorro más importante es la mejora de la calidad del agua, consiguiendo evitar las reposiciones diarias de agua que se estiman alrededor de un 4%. La inversión inicial se rentabiliza al no tener que comprar cloro, ni antialagas, ya que la higiene de un sistema de electrólisis salina es mucho mayor que el de un sistema de cloración convencional. Al ser la calidad del agua mayor se evita el llenado de la piscina, con su coste correspondiemte, así como el ahorro de personal dedicado, reduciendo el tiempo de mantenimiento del sistema. Además, se evita trabajar con productos químicos peligrosos, como el cloro.

Se debe tener en cuenta que los datos expuestos pueden variar del equipo usado, tamaño de la piscina… Se debe consultar con el fabricante para conocer el tratamiento más adecuado para cada piscina.

Accesorios para piscinas

Desde escaleras auxiliares para acceder al agua de una manera más cómoda, a los divertidos trampolines, el sector nos ofrece una amplia variedad de accesorios para hacer que nuestra piscina sea un espacio mucho más acogedor y confortable.

Duchas para la piscina

Para una correcta higiene, e incluso para contribuir a un correcto mantenimiento del agua de nuestra piscina, las duchas son un accesorio casi imprescindible.

Las duchas de exterior incorporan un rociador y válvula, y la mayoría están fabricadas en acero inoxidable, aunque cada vez más las duchas revestidas con madera tropical ganan adeptos ya que se integran muy bien en el jardín.

Generalmente las duchas se fijan en el suelo a través de anclaje incorporado, lo que permite que se puedan montar y desmontar con facilidad. Algunos modelos disponen además de un práctico plato recogedor de aguas o evacuan directamente en válvula de desagüe empotrada en el suelo.

La firma Astralpool nos presenta una selección de duchas que dan respuesta a las más exigentes necesidades de sus usuarios.

Desde las duchas Pluvium que combinan madera Ipé y acero inoxidable, con un diseño minimalista y compacto, proporcionando una imagen moderna y elegante. Pasando por las duchas Iguazu, entre sus altas prestaciones destaca el efecto nebulización, que permite dejarse cubrir por una refrescante nube de agua pulverizada como opción independiente a su potente caudal de ducha. Hasta las clásicas duchas de un rociador.

Césped artificial

El césped artificial destaca por su increíble parecido al césped natural. Pero, al ser una moqueta sintética, también contamos con la gran ventaja de su fácil mantenimiento, además de ser resistente y económico.

Existen diferentes modelos, según el uso que vayamos a darle, nuestros gustos estéticos, así como el mantenimiento que necesite.  Entre ellos destacan los tipos funcional y decorativo, cada uno de ellos con unas características específicas, indicados para diferentes usos  y lugares.

  • Funcional: Se trata del césped artificial indicado para instalar en terrazas balcones y áticos, así como para un uso comercial de poco tránsito.
  • Decorativo: Hablamos del césped artificial indicado para áticos, terrazas, zonas residenciales, jardines, terrenos naturales y complejos deportivos o recreativos.

Vallas de seguridad

Las vallas para piscina son otro de los accesorios imprescindibles si hay niños en casa. Son un elemento de seguridad básico al impedir de manera directa el acceso al agua de los más pequeños o incluso de las mascotas. Lo más importante a tener en cuenta es que no todas las vallas sirven como medida de seguridad en la piscina.

Las vallas para piscinas han de cumplir con una serie de características muy determinadas para que éstas resulten del todo aconsejables.

Otros aspectos importantes a la hora de elegir una valla para la piscina son por ejemplo el factor de la transparencia, que le permitirá mantener desde cualquier ángulo una visión nítida del agua y su entorno, la facilidad de montaje y desmontaje, la perfecta fijación al terreno, su fabricación en materiales resistentes a golpes, al contacto con el agua, el cloro, los rayos ultravioletas, etc.

Además tenga en cuenta que este tipo de vallas deben contar preferiblemente con un sistema que se cierre y trabe automáticamente en el que la cerradura o pasador sean físicamente imposibles de abrir para un niño y que estén fabricadas en un material especialmente infranqueable que no se pueda pasar por debajo, ni calzar el pie en ella, y en la que no existan ni travesaños que le permitan apoyarse desde una silla o un objeto para intentar traspasarla por arriba.

Las vallas de Astralpool cumplen con la normativa francesa NF P90-306 (edición mayo de 2004), la más exigente a nivel europeo en materia de seguridad.

Salvavidas

Cumpliendo con el art.59 del decreto supremo, Nº 007-2003-SA.

Especie de flotador fabricado de plástico, en color naranja y forrado en lona utilizado para rescatar personas,  mantenerlas a flote y evitar que se ahoguen. Generalmente tiene forma toroidal y se ata a una cuerda que se utiliza para levantar el cuerpo de la persona que se pretende salvar. Algunas versiones modernas están equipadas con pequeñas luces y/o tiras reflectantes para facilitar las operaciones de rescate en la noche.

Para acceder fácilmente a ellos deben estar situados en lugares visibles, para lo cual contamos con perchas y soportes, los cuales pueden ir colgados a la pared o montados en el pie para soporte salvavidas fabricados en acero inoxidable.

Escaleras

Las escaleras de acero inoxidable son sin duda uno de los mejores complementos a tener en cuenta a pesar de que contemos con una escalera ya construida de obra.  De este modo podemos ubicar dos accesos distintos desde dos puntos extremos.

De orientación vertical, las escaleras ocupan un mínimo espacio y están formadas por travesaños o barras dispuestas horizontalmente sujetas por ambos laterales a dos pasamanos de tubo, normalmente de acero inoxidable, dispuestos en posición vertical y paralelos a las paredes de la piscina.

Los peldaños pueden ser diseñados en forma de tubo o en forma de pequeña plataforma mucho más cómoda para los pies descalzos.

Las escaleras pueden ser instaladas fijas, sujetas sólidamente a la obra, o ser de tipo desmontables, que pueden retirarse por ejemplo cuando acaba la temporada.

Astralpool ofrece una gran variedad de modelos:

  • Elegance: con barras verticales, fabricada con acero inoxidable. Incorpora un primer peldaño con material antideslizante para una mayor seguridad y confort.
  • Komfort: destinada a piscinas residenciales y públicas, lleva incorporado un peldaño de plástico. Los pasamanos en acero inoxidable.
  • Standart: para piscinas enterradas, acabado pulido brillante y peldaños en acero inoxidable con superficie antideslizante.
  • H-Protection: con recubrimiento especial de poliamida y peldaños en plástico.
  • Con rebosadero: incorpora la curvatura con radio variable en el tramo de agarre dando un aspecto más moderno y atractivo. Cumple con la normativa EN 13451-1 y 13451-2.

Palancas de salto y trampolines

Junto a los toboganes, los trampolines son uno de los accesorios más originales y divertidos que podemos instalar en nuestra piscina de uso familiar.

Estas estructuras suelen ir fijadas por uno de sus extremos y habitualmente van provistos de un muelle resorte que les proporciona una gran flexibilidad. La mayoría se fabrican con poliéster reforzado con fibra de vidrio y su plataforma está tratada con un acabado antideslizante.

Un trampolín de tipo sencillo apenas requiere instalación de obra. La tabla sobresaldrá del borde de la piscina un tercio de su longitud, sujetándose al suelo por su primer tercio, utilizando para ello horquillas de tubo de acero.

Toboganes

En el caso de preferir un tobogán, hay que tener en cuenta que su piscina necesitará contar con una profundidad mínima de 1,40 metros.

Los toboganes consisten en un tablero de rampa pronunciada, cuyo diseño lateral impide que puedan seguirse direcciones contrarias a la de salida lógica. Se ubican de forma que dicha rampa sobresalga unos pocos centímetros dentro del agua, a partir del borde de la piscina en cuyos márgenes se halle instalado.

Algunos modelos están fabricados para ser empotrados en obra, pero la gran mayoría son para su anclaje interno, de forma que puedan ser extraídos cuando haya que cambiarlos de sitio o incluso para poder guardarlos en invierno. Los toboganes prefabricados vienen montados de una sola pieza, no presentan problemas de juntas, de tornillería ni posibles astillas además de ofrecer una gran resistencia.

Columnas de agua

Son también excelentes accesorios con los que completar nuestra piscina y de paso mejorar nuestro estado no sólo físico sino también mental.

La mayoría están fabricadas en acero  inoxidable y ofrecen un relajante masaje sobre determinadas partes del bañista. Además Astralpool nos ofrece cada temporada modelos cada vez más estéticos que contribuyen a aumentar la belleza de toda la instalación, siendo además preciados elementos decorativos.

Barbacoas

Y ahora que llega el buen tiempo y con él un buen motivo para juntarnos en nuestro jardín, que mejor accesorio que una barbacoa cómoda y que a la vez decore el espacio.

Por suerte, Hergom nos ofrece un gran abanico de posibilidades para elegir nuestra barbacoa de jardín, y cada día, nos sorprenden con diseños más sofisticados y a la vez útiles.

Desde la CB-3 a gas, construida en acero inoxidable, plancha de hierro fundido esmaltado, rejilla de acero esmaltado con forma angular para canalizar la grasa de los alimentos a una bandeja colectora extraíble. Bandejas laterales, quemador lateral exterior y Tapa de acero inoxidable con termómetro integrado.

Hasta la CB-6, que cuenta con quemador de infrarrojos especifico para asar caza, aves, etc. Varilla de asado de acero inoxidable con mecanismo rotatorio para voltear los alimentos lentamente y facilitar su elaboración uniforme.

Piscinas privadas

En el diseño de un entorno, la luz desempeña un papel primordial tanto en cuanto debe satisfacer las necesidades de los usuarios, como ha de servir al concepto arquitectónico del espacio proyectado.

Las construcciones artificiales destinadas al baño han sido una constante en la Historia de la Humanidad. Se han encontrado representaciones gráficas de piscinas en restos arquelógicos del Antiguo Egipto y, sin irnos tan lejos en el espacio y en el tiempo, enseguida recordamos las termas romanas y los baños árabes. Estas diferentes modalidades de piscina tenían un elemento en común: no sólo eran un servicio público destinado a la higiene, sino que ejercían como lugares de encuentro, charla, ocio y relajamiento.

Como vemos, esta concepción se ha trasladado casi idéntica hasta nuestros días, aunque nosotros hayamos incorporado un componente deportivo. De hecho, la primera acepción de piscina por parte de la Real Academia de la Lengua la define como “estanque destinado al baño, a la natación o a otros ejercicios y deportes acuáticos”. Sin embargo, tras el importante papel jugado por estos espacios en el mundo antiguo, la piscina pareció quedar relegada hasta el siglo XX, cuando empiezan a instalarse de nuevo piscinas en las viviendas particulares más lujosas, y se popularizan las instalaciones públicas. Así, aquellas primeras piscinas que empiezan a desembarcar en la segunda mitad del pasado siglo eran instalaciones entendidas como un lugar de esparcimiento, de descanso, de disfrute, para refrescarse y, por supuesto, un equipamiento perfecto para ejercitar el cuerpo. Por aquel entonces, el aspecto estético no era tan tenido en cuenta como lo es actualmente, como se puede apreciar en la evolución de su diseño, con multiplicidad de formas, colores y elementos accesorios (luces, cascadas, escalinatas…) que contribuyen a que la piscina se configure como un recurso con un alto poder decorativo.

Como explica José Joaquín Blanco, consejero de Piscinas Cantabria, debemos situar la entrada de las piscinas en España hacia los años sesenta, cuando se elabora “la primera ordenanza reguladora de las condiciones higiénicosanitarias de las piscinas públicas, con fecha de 31 de mayo de 1960”, explica. A partir de entonces, se produce la primera oleada en el entorno residencial. “Las piscinas empezaron a proliferar, junto a las segundas residencias, a finales de los años sesenta y a principios de los setenta. Y ya en octubre de 1978, se editó el primer boletín informativo de la Asociación Española de Industriales y Técnicos de Piscinas (ATEP)”, señala Blanco. Desde entonces, las piscinas han ido penetrando con paso lento pero firme, recibiendo el principal empujón gracias a los equipamientos en el sector hostelero y, más recientemente, con la proliferación de las urbanizaciones cerradas y bloques de viviendas con piscina comunitaria. Sin embargo, las piscinas en las residencias unifamiliares fueron durante bastante tiempo un lujo sólo al alcance de unos pocos. Actualmente, la evolución de los materiales y sistemas constructivos, así como la mejora de los dispositivos de mantenimiento, ha permitido que la instalación de una piscina sea una posibilidad real para un sector más amplio de la población.

Un diseño impactante.

La piscina se ha convertido en un aliado más de decoradores y arquitectos para crear un ambiente único. Y no sólo en el exterior de la vivienda, emplazadas en el jardín o la terraza, sino incluso en espectaculares piscinas en interior que se combinan con acristalados que permiten la entrada de luz natural. Como anotan desde la Federación de Asociaciones de Fabricantes de Equipos y Constructores de Piscinas, Saunas y Spas (FAPS), “la tendencia hoy en día es integrar la piscina en el conjunto de la casa e introducirla en su entorno, el jardín. Además, se ha convertido en un punto de convivencia con la familia y los amigos”. Asimismo, las posibilidades de tamaños, formas y profundidades son innumerables actualmente, aunque FAPS señala que “pese a que los distintos sistemas constructivos ofrecen cada vez más alternativas, la piscina más habitual sigue siendo de forma rectangular de 4×8 ó 6×12 metros, con profundidad variable hasta 2,1 ó 2,2 metros”. 

En cualquier caso, la federación destaca que “no faltan las piscinas que se construyen con formas libres y totalmente equipadas, con iluminación decorativa, jets de relajación, cascadas, etc.”. Pero, ¿cuáles son las últimas tendencias en cuanto a diseño? Como resume Joaquim Pla, arquitecto y director técnico de Freixanet Saunasport, “las últimas tendencias apuntan a diseños minimalistas, con líneas puras, sencillas, elegantes y de fácil limpieza, siempre con materiales de primerísima calidad. Además, se priorizan los materiales con tacto agradable y tonos relajantes a la vista”. Pero también indica que hay mucho más que eso.

Formas poligonales. Aunque la clásica piscina rectangular sigue reinando, ha ido cediendo paso a otras formas más complejas. En cualquier caso, tras un período en el que los diseños de líneas curvas cobraron gran protagonismo,
parece que la geometría vuelve a imponerse.

Desbordamiento. Se trata de piscina en las que el agua está al mismo nivel que el bordillo, produciéndose el desborde de la misma, como si la orilla de un lago o del mar se tratase. Este recurso es espectacular en las piscinas que conjugan el desbordamiento con la línea del horizonte, especialmente cuando éste confluye con el mar, creándose un increíble efecto de continuidad.

Cascadas. Otro de los elementos que se están popularizando son las cascadas artificiales, con inspiración en elementos naturales -como conjuntos de rocas, por ejemplo- o cortinas de agua en acero u otros materiales. Así, el componente visual se conjuga con el efecto y la acción relajante del sonido de la caída del agua, contribuyendo a la creación de un escenario y un entorno más agradable. Otra opción es la combinación de la línea de desbordamiento con una cascada.

Tonos verdes o azules claros. Si hay unos colores que predominan, éstos sin duda son los verdes o azules en tonalidades claras, de manera que dan una sensación más natural al agua. Igualmente, Pla reseña que “se huye de los colores vivos dentro de las instalaciones, ya que el usuario debe experimentar sensación de relax, pero éstos pueden ser utilizados en los accesos o zonas de conexión, siempre que sean acordes con la decoración general del establecimiento que acoge el área”.

Acabados en madera. Una muestra más del peso que está cobrando la piscina como elemento decorativo es la incipiente utilización de la madera en sus acabados, tanto en interiores como en exteriores. Por ejemplo, es muy frecuente el empleo de madera en combinación con piedras de colores claros, conformando escenarios homólogos a los jardines zen japoneses.

Complementos de diseño. La piscina y su entorno se pueden completar con fuentes y chorros, cuellos de cisne, duchas que se salgan de los diseños convencionales, pérgolas y cubiertas, etc.

Iluminación. Tanto en las piscinas de interior como en las de exterior, la iluminación puede jugar un papel determinante. En el caso de piscinas interiores, especialmente en entornos spa, “deberá tenerse en cuenta la iluminación para conseguir un ambiente de relax y bienestar”, apunta Pla. Por otra parte, en las piscinas emplazadas en jardines, una buena iluminación contribuye a generar una atmósfera íntima y distendida. Una de las últimas novedades que hemos visto es el empleo de iluminación por leds, más versátil y con menor consumo que la tradicional.

¿Obra o prefabricada?

Como explicábamos anteriormente, los avances tecnológicos que ha experimentado el sector han conseguido que disponer de una piscina privada haya dejado de ser un lujo exclusivo para unos pocos para convertirse en una posibilidad al alcance de muchos más bolsillos. La resistencia y prestaciones de las piscinas prefabricadas han mejorado muchísimo, mientras que el empleo del hormigón proyectado en las de obra, frente al encofrado que se hacía anteriormente, ha facilitado el acceso de los usuarios a este tipo de instalaciones de una manera más rápida, sencilla y menos costosa. Pero, ¿qué diferencias podemos encontrar entre unas y otras piscinas?

Por ejemplo, Blanco explica que las de obra aportan “versatilidad y diseño personal adaptado al entorno”, puesto que permiten realizar proyectos con la forma y dimensiones que se desee en cualquier situación, aunque con el condicionamiento, por supuesto, de las posibilidades reales del espacio disponible. Además, debemos tener en cuenta que, aunque la robustez de las prefabricadas sea interesante, la resistencia y durabilidad de una piscina de obra bien ejecutada, debe ser superior.

Por eso, el consejero de Piscinas Cantabria opina que “exceptuando los lugares de difícil acceso, como chalés adosados con el jardín detrás de la construcción, siempre es más recomendable la piscina de obra”.

Por su parte, la sencillez de montaje, así como la rapidez de instalación y el inferior coste, son las principales virtudes de las prefabricadas. Así, a la hora de instalar una de estas piscinas, la principal actuación que habrá que realizar es la excavación del agujero en el que se colocará, puesto que las tareas posteriores serán realizadas en poco tiempo y sin complicaciones, pudiendo llegar a realizarse incluso en una semana. En cuanto a su durabilidad, las de poliéster armado se combinan con fibra de vidrio, de manera que se consigue un vaso resistente e inalterable al paso del tiempo. Y las de acero, que parten de una aleación de acero, níquel y cromo, ofrecen la consistencia de un material resistente a la corrosión y al transcurso de los años.

Por otro lado, aunque las prefabricadas presentan el inconveniente de una mayor uniformidad, puesto que ofrecen la limitación de tener que ajustar la elección a unos diseños preestablecidos, las posibilidades de forma y dimensiones que existen hoy en día son enormes. Además, en el caso de las de acero, en ocasiones es posible introducir algunos cambios en la configuración de la piscina quitando o modificando algunas de sus placas, volviendo a soldar posteriormente y quedando el vaso completamente sellado.

En cuanto a su acabado, tanto las de poliéster y fibra como las de acero ofrecen la ventaja de no tener aristas ni cantos, de manera que sus paredes son lisas, lo que facilita su limpieza.

Finalmente, cabe indicar que la ligereza de las piscinas prefabricadas las hace especialmente indicadas para ser instaladas en zonas como áticos, sobre garajes, etc.

Materiales.

En el caso de las piscinas de obra, los materiales empleados en su construcción son determinantes. Como señala Blanco, los más empleados son “el hormigón, el ladrillo y el revestimiento vitrocerámico”. No obstante, no conviene olvidar que no se acaba ahí, sino que hay muchas más opciones, especialmente cuando se trata de un proyecto spa en complejos deportivos, hosteleros o balnearios.

Así, Pla explica que “los materiales son muy variados” y añade que “todos cambian en función de las necesidades del cliente”. Según el responsable de Freixanet, “materiales nobles como la madera o el mármol, muchos de ellos propios de los equipos que forman un área wellness, también se utilizan como elemento de decoración en los exteriores de las instalaciones para dar unidad al conjunto. Asimismo, el acero inoxidable también es uno de los materiales más habituales en elementos de piscinas lúdicas, como las cascadas o los cuellos de cisne”.

Por lo que respecta a los revestimientos, Pla destaca que “hoy en día, la calidad de las pinturas y los alicatados permiten actuar con revestimientos impermeables, resistentes a la humedad y a las altas temperaturas. Una amplia gama de colores nos permiten complementar el estilo de decoración del interior y exterior de los equipos con la decoración general del área o el centro que la acoge”.

Requisitos legales.

Los principales requisitos legales para instalar una piscina son “tener margen de edificabilidad en la parcela, contar con el proyecto de un arquitecto, aparejador o ingeniero y respetar los retranqueos que exija el ayuntamiento correspondiente”.

Por su parte, desde FAPS -federación en la que confluyen ATEP (Asociación de Española de Industriales y Técnicos de Instalaciones y Piscinas Deportivas) y ASOFAP (Asociación de Fabricantes de Equipos, Productos Químicos y Constructores de Piscinas)- se indica que, “una vez decidido el emplazamiento, se debe solicitar el permiso de obra del ayuntamiento” y se destaca que “los requisitos varían de un municipio a otro, pero en general hacen referencia a la distancia de la piscina a la vía pública y al linde vecinal, así como al espacio edificable de la finca. De este modo, se tendrán en cuenta las ordenanzas de edificación y planeamiento municipal vigente, así como la ley del suelo y sus reglamentos”. A grandes rasgos, conviene citar que es preciso dejar, al menos, 1,2 metros entre la piscina y los ejes o paredes medianeras.

Además, la FAPS señala que “respecto a la concesión de Licencias Municipales de Obra, es recomendable una insistente lógica de gestión por parte del constructor o propietario de la futura piscina, ante posibles dificultades acerca de las citadas distancias de la piscina al vial y al linde vecinal, así como sobre la altura respecto al nivel del terreno natural u otros argumentos subjetivos municipales, tales como los estéticos, etc.”. Asimismo, esta federación incide en que “la práctica demuestra que el espacio de parcela destinado a una piscina privada no siempre computa a efectos de edificabilidad, salvo en discutibles y contadas excepciones”.

También debemos tener en cuenta que las conexiones de los desagües con la red municipal de aguas residuales debe Requisitos Legales estar normalizada, mientras que la instalación eléctrica ha de respetar el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, así como el Reglamento de Instalaciones de Calefacción, Climatización y Agua Caliente Sanitaria. Además, en caso de tratarse un proyecto de piscina pública, también habrá que atender el Reglamento Sanitario de Piscinas de su Comunidad Autónoma.

Por lo que respecta al proyecto, éste debe contar, al menos, con los siguientes documentos:

Memoria. Debe contener todas las consideraciones que el proyectista estime oportunas sobre la solución adoptada, descripción de elementos e instalaciones, etc. Además, existirá un anejo a la memoria que especifique características del proyecto, cálculos estáticos y resistentes, dimensionamiento de los equipos de tratamiento de agua, instalación eléctrica, calefacción, climatización y agua caliente y documentación referente al cumplimiento del planteamiento urbanístico.

Planos. Serán los necesarios para la descripción y dimensionamiento de todos los elementos e instalaciones descritos para su construcción.

Pliego de prescripciones técnicas particulares. Recoge lo atinente a consideraciones generales, normas de aplicación, lista y calidad de materiales, forma de ejecución de la obra, descripción del montaje y puesta en marcha y, finalmente, un capítulo con recomendaciones para el buen uso, mantenimiento, funcionamiento y seguridad.

Presupuesto. Debe incluir mediciones, cuadros de precios unitarios y descompuestos, presupuesto parcial y presupuesto general.

Dimensiones y profundidad.

¿De qué depende el diseño de una piscina? Esencialmente, de tres aspectos: dimensión, forma y profundidad. La FAPS incide en que “en las piscinas privadas, el diseño se determina en función del espacio disponible y su integración en el entorno. Es importante tener en cuenta la topografía del terreno, vegetación y armonía del paisaje y además, como es natural, el gusto del propietario”.

Así, el diseño apenas tiene límites, aunque sí algunas cortapisas concretas. “Las piscinas pueden diseñarse de las formas más variadas, siempre y cuando no existan recodos, ángulos y obstáculos que dificulten la circulación del agua y su limpieza, la vigilancia de la lámina o puedan resultar peligrosos para los usuarios”, señala la federación. De esta manera, los vasos pueden contar con forma regular -cuadrada, rectangular, redonda u ovalada- o irregular y la elección dependerá del uso que se quiera dar y del gusto del propietario.

En cuanto al tamaño, uno de los primeros aspectos que condicionarán las dimensiones de la piscina será el uso. Por ejemplo, si se emplea para fines deportivos, es conveniente contar con longitudes de 25 ó 50 metros.

Por lo que respecta a la profundidad, para la práctica de la natación no es necesaria una excesiva profundidad. Bastará situarla entre 1 y 1,5 metros, pero dependerá del tipo de fondo de la piscina”. Así, podemos distinguir entre los siguientes:

  • Uniforme. La profundidad es constante. Se recomienda que esté en torno a 1,5 ó 1,6 metros, de manera que se pueda hacer pie en todo momento.
  • De rampa. Inicia en 0,5 metros y llega hasta los 1,8 ó 2 metros en la zona de mayor profundidad. Es el más frecuente en las piscinas privadas.
  • De cuchara. Es similar al anterior pero con mayor ángulo de inclinación, con un escalón a mitad de su recorrido que hace decaer súbitamente la inclinación.

Instalar una piscina conlleva una serie de decisiones que no conviene tomar a la ligera. Muy al contrario, debemos tener en cuenta varios aspectos que van a condicionar que el resultado final sea más o menos satisfactorio.

Sol.Para escoger el punto idóneo para construir o instalar una piscina, el primero de los factores que debe tenerse en cuenta es el que se refiere a la correcta situación con respecto al Sol. Una piscina a pleno sol es siempre más agradable y ejerce una mayor atracción que cuando aparece velada por la sombra. Lo más corriente en nuestro país es que estén orientadas hacia el sur o el oeste y, cuando no se pueda, el lugar que albergará la piscina debe ser el más soleado de la finca.

Vientos. Otro punto importante reside en la dirección de los vientos dominantes en la zona. Será conveniente controlar los efectos del viento, recurriendo para ello a la protección de la fachada de la casa y, si no es posible por la distancia, tal función puede ser asumida por cualquier obstáculo natural o artificial, como un vallado de arbustos, una encañizada, etc.. Asimismo, hay que elegir la zona más idónea de la parcela, orientando la profundidad del vaso en función de la dirección de los vientos dominantes.

Prolongación de la casa. Podemos considerar la piscina como una prolongación de la casa y, por tal razón, resulta muy conveniente que esté instalada lo más cerca posible de la misma.

Entorno lúdico. Actualmente la tendencia es que una piscina tenga una finalidad recreativa mas que deportiva, por este motivo, deberá considerarse la disponibilidad de una amplia franja circundante que pueda ser utilizada como zona de recreo.

Atender al presente y al futuro. Al diseñar el tipo de vaso hay que atender a las especificidades del cliente para ahora y en el futuro. Por ejemplo, poner una escalera de obra cuando el cliente es joven, es algo que podría obviarse, pero cuando alcance una cierta edad, le será utilísima.

Suciedad. Uno de los factores que suelen preocupar más es la integración de la piscina en el medio y la posibilidad de evitar que en los alrededores se produzcan hojas o polvo que la puedan ensuciar. Así, un entorno de hierba, plantas y árboles le confieren belleza a la piscina pero, al tiempo, contribuyen a llevar materia orgánica y caldo de cultivo para algas.

Responsabilidad con el Medio. Siempre hay que pensar en la repercusión que van a ocasionar nuestras decisiones sobre el Medio Ambiente. Así, una profundidad superior a 1,8 ó 2 metros ocasiona un consumo de agua y bactericidas no justificado, mientras que calentar el agua y no utilizar una cubierta térmica genera un gasto de energía desmesurado. Las piscinas estén llenas de agua en el invierno, tomando precauciones ante las heladas. En el contexto de nuestro país, donde la escasez de agua es cada vez más notoria, es muy importante mantenerla de un año a otro”.

Momento de construcción. Además de las características estructurales y el diseño de la piscina, el futuro propietario debe considerar junto al constructor de la obra un asunto que en principio no parece demasiado relevante pero que, tal y como demuestra la experiencia, resulta decisivo en la planificación de la obra: la época del año en que se debe comenzar la construcción de la piscina. Como es natural, las piscinas descubiertas tienen su punto de máxima asistencia durante los meses de verano y en no pocos casos la decisión de poner en marcha la construcción surge hacia comienzos de la primavera. Éste es un error grave que solamente contribuye a perjudicar los intereses del propietario. Creemos que lo mejor es comenzar con los trámites y consultas con un año de anticipación, es decir, a comienzos de otoño. De esta forma, el proceso de construcción de la piscina se desarrollará pausadamente, con tranquilidad, sin improvisaciones y logrando la máxima reducción de costos”.

Información sobre equipamientos. Finalmente, es importante facilitar al cliente la información de todos los equipamientos de una piscina y su relevancia.

¿Qué elementos requiere una piscina?.

Para el adecuado tratamiento del agua y el mantenimiento de unas óptimas condiciones, la piscina debe contar con un equipo que garantice la circulación y renovación del agua, así como el filtrado, desinfección y regulación. Esto se consigue mediante las bombas, depuradoras, reguladores de pH y cloro, filtros, skimmers, rebosaderos, etc. Y en el caso de las piscinas climatizadas, también serán precisos mecanismos para calentar el agua, termostatos, etc.

Además, existe otra serie de elementos que, sin ser imprescindibles, es inconcebible que no estén presentes. Éste es el caso de las escalerillas de acceso o las duchas. Por último, podemos citar aquellos otros elementos relacionados con el baño, es decir, no ornamentales, como los trampolines o los toboganes.

Del mismo modo, la piscina no es un elemento aislado, sino que se combina con su entorno. Por eso, hemos de tener en consideración la colocación de bordes atérmicos y antideslizantes y, en el caso de que no contemos con césped rodeando a la piscina, tendremos que instalar losetas para solarium, que mejorarán la estética del conjunto y, además, harán más cómodo su uso.

Proceso de ejecución.

Antes de iniciar la construcción de una piscina hay que tener muy en cuenta su ubicación. Su situación y su entorno tienen que conjugarse perfectamente con la casa y el jardín, así como responder a nuestras necesidades y deseos. Además, en el emplazamiento es esencial dimensionar correctamente la piscina, su entorno y los equipos en función de su uso.

De todas maneras, dicho proceso dependerá de si se trata de una piscina de obra o prefabricada. A continuación, vamos a tratar de resumir muy someramente los pasos precisos para la instalación ambos tipos de piscina.

Piscina de obra. La ejecución puede hacerse a partir de una base de hormigón armado o, más frecuente actualmente, hormigón proyectado o gunitado. Una vez que se cuenta con proyecto y licencia de obra y se ha aceptado un presupuesto, las obras comenzarán con el replanteo, al que seguirá la excavación del espacio en el que se alojará la futura piscina, así como su limpieza y preparación. Entonces, contaremos con la silueta de lo que será la futura piscina. Conviene recordar que hay que evitar terrenos arenosos, móviles y suelos rellenados. El siguiente trabajo consistirá en el hormigonado. La solera debe construirse con una ligera inclinación para facilitar el vaciado de la piscina. Hay que señalar que, una vez colocadas las paredes laterales, suele quedar un espacio entre el trasdós y el terreno que tendremos que rellenar. Dependiendo del tipo de terreno, se tendrán en cuenta unas consideraciones diferentes, como el relleno de los espacios hasta el vaso con materiales que absorban el empuje, la realización de enfoscados para estabilizar el terreno, etc. Después, será preciso emplazar equipamientos para el tratamiento del agua y el remate del borde del vaso. Finalmente, se revestirá la piscina y se colocará el motor que hará circular el agua, paso previo a su llenado y la puesta en marcha de la instalación.

Piscina prefabricada. Podemos distinguir entre las prefabricadas de poliéster y fibra de vidrio o las de acero galvanizado, pero las diferencias son escasas en su colocación. Estos productos simplifican bastante la instalación y acortan los periodos de ejecución. Al igual que en las de obra, será preciso excavar y preparar el agujero en el que colocaremos la piscina, tratando de ajustar lo más posible la forma del mismo a la de la piscina que se emplazará. La excavación debe exceder unos 60 cm en sus ejes y se recomienda que la piscina quede aproximadamente 10 cm por encima del nivel del suelo. Asimismo, puede resultar conveniente realizar una solera de hormigón. Tras ello, habremos de colocar el vaso con la ayuda de una grúa y, después, rellenar con mortero los espacios que lo rodean hasta lograr su ajuste. Este será el momento de instalar los tubos y otros elementos relacionados con el tratamiento del agua y, además, nivelar la piscina. Después, se procederá al remate del bordillo, generalmente con bloques de piedra de 20×40 cm, y, si se desea, al revestimiento del vaso mediante liners. Por último, habrá que colocar la maquinaria de bombeo y, entonces, estará lista para su llenado.

Depuradora de Aguas

AGUAS RESIDUALES URBANAS

La generación de aguas residuales es una consecuencia inevitable de las actividades humanas. Estas actividades modifican las características de las aguas de partida, contaminándolas e invalidando su posterior aplicación para otros usos.

A efectos de la Ley de Aguas de 1985, se entiende por contaminación: “la acción y el efecto de introducir materias o formas de energía, o introducir condiciones en el agua que, de modo directo o indirecto, impliquen una alteración perjudicial de su calidad en relación con los usos posteriores o con su función ecológica”.

El vertido de aguas residuales sin depurar ocasiona daños al medio ambiente y riesgos para la salud humana, por lo que es preciso el tratamiento de estas aguas antes de su devolución al medio natural o su reutilización.

En el tratamiento de las aguas residuales éstas se someten a una serie de procesos físicos, químicos y biológicos, con objeto de reducir las concentraciones de los contaminantes presentes y poder verter los efluentes depurados cumpliendo la legislación vigente.

LA DEPURACIÓN DE LAS AGUAS RESIDUALES

El vertido de aguas residuales urbanas sin depurar ejerce sobre los cauces receptores toda una serie de efectos negativos:

• Aguas residuales domésticas: aguas de cocina: sólidos, materia orgánica, grasas, sales, etc; aguas de lavadoras: sustancias tensioactivas, nutrientes, etc.; aguas de baño: sustancias tensioactivas, contaminantes prioritarios, etc.; aguas negras, procedentes del metabolismo humano: sólidos, materia orgánica, nutrientes, sales, organismos patógenos, etc.

• Aguas residuales industriales: resultantes de actividades industriales que descargan sus vertidos a la red de alcantarillado municipal. Estas aguas presentan una composición muy variable dependiendo de cada tipo de industria.

• Aguas de escorrentía pluvial: en la mayoría de las ocasiones (sistemas de alcantarillados unitarios), las aguas de lluvia son recogidas por el mismo sistema de alcantarillado que se emplea para la recogida y conducción de las aguas residuales domésticas e industriales.

Construcción de una Piscina, seguridad y químicos

Planificación

1. Cuando pidas presupuesto para la construcción de piscinas, hazlo a varias empresas de conocida profesionalidad.

2. En el presupuesto debe venir reflejado con total claridad todos los detalles y datos de la obra. 

3. No te fíes de los demasiado baratos porque luego te puedes arrepentir. La calidad hay que pagarla.

4. El mejor sitio para ubicar la piscina es un sitio íntimo y tranquilo. Normalmente en la parte trasera de la casa.

5. Debe ser un lugar soleado la mayor parte del día para que el agua esté templada y para tomar el sol.

6. Los árboles cerca de la piscina pueden provocar tres problemas:

Raíces levantando asfalto

• Raíces agresivas que dañen la construcción, se meten por tuberías o levanten pavimentos: sauces, chopos, alisos, higueras, macrocarpas,… 

• Hojas y residuos abundantes a lo largo de muchos meses que tiran determinadas especies, por ejemplo, los pinos. 

• Sombra excesiva.

7.Arboles pequeños aptos para plantar cerca de la piscina y clima de tipo Mediterráneo son: 

– Naranjo 
– Limonero 
– Níspero
– Arbol de Júpiter (Lagerstroemia indica) 
– Laurel 
– Adelfa (formada en árbol)
– Hibisco (formado en árbol)
– Estrelitzia (no es un árbol, mira la foto)
– Palmeras

Strelitzia nicolai

8. Las formas en construcción de piscinas son múltiples. La más común es en rectángulo. Estas resultan fáciles de construir y se aprovecha mejor el terreno.

9. Las formas curvas o arriñonadas ocupan más superficie de jardín y si la piscina es pequeña se desperdicia mucha superficie. Por tanto, no resultan adecuadas para jardines pequeños. Además, las redondeadas son entre un 5 a un 15% más caras de construir para el mismo tamaño que una rectangular. Son más fáciles de limpiar al no tener esquinas.

10. Las piscinas desmontables es otra opción a tener en cuenta.

Seguridad

11. Acostumbra a los niños a usar flotadores.

12. Explícales que corretear en los bordes de una piscina es muy peligroso. Se pueden golpear y caer sin conocimiento al agua.

13. No permitas que se bañen después de comer. El “corte de digestión” provoca que una persona se quede inconsciente dentro del agua y se ahogue.

14. Si es necesario, instala una valla en el perímetro con una altura superior a 1,5 m. para que no la puedan escalar.

15. Elemento de seguridad son las alarmas, que alertan por sonido cuando algo o alguien superior a 20 kilos cae al agua (puede regular a voluntad la sensibilidad de la alarma). O alarmas que alertan el paso por puertas a la piscina, especialmente si hay niños en la casa.

16. También resulta efectivo cubrir la superficie del agua con cobertores de lona o plástico.

17. Ten a mano una pértiga de rescate y un salvavidas para casos de emergencia.

18. Coloca marcadores flotantes para indicar dónde comienza el agua profunda.

19. Pinta marcas de profundidad que indican la profundidad del agua.

20. Asegúrate que al menos un miembro de la familia sabe de primeros auxilios.

Varios consejos respecto a los productos químicos

21. No los mezcles, aplícalos por separado para evitar reacciones químicas.

22. Mantén los productos químicos fuera del alcance de niños, en lugar bien cerrado, fresco y seco.

23. La mejor hora para la adición de los productos químicos es durante la noche o al atardecer, cuando la piscina no esté utilizándose.

24. Lee bien las instrucciones de cada producto antes de aplicarlo.

25. No dosifiques “a ojo”, ni eches más de la cuenta.

26. Para medir la dosis a aplicar debes conocer los metros cúbicos de agua que tiene tu piscina.

La profundidad media la puedes sacar midiendo la profundidad en el lado profundo, y luego en el lado bajo de la piscina. Suma estos dos valores y divide por 2 para obtener su profundidad media. 

En piscinas rectangulares el volumen en m3 sería: 

Largo x Ancho x Profundidad media = Total metros cúbicos

Ejemplo: 12 mts de Largo x 4 metros de Ancho x una Profundidad media de 1.5 metros son 72 m3 de agua. 

Para piscinas de forma irregular es más complicado y una buena opción es consultar al que llevó a cabo la construcción de la piscina.

Mantenimiento de Piscinas

pH

1. Mide el pH al menos 1 vez por semana.

2. El valor del pH del agua de la piscina debe estar comprendido entre 7,2 y 7,6. Así se evitan los “ojos rojos” y se logra una mayor eficiencia en el uso del cloro. Si está más alto o está más bajo, el cloro no actúa, y es tirar el dinero destinado al mantenimiento de piscinas.

3. Si es necesario, usa un producto incrementador de pH o un producto reductor de pH.

4. Al agregar agua nueva a la piscina analiza el pH y el cloro y ajústalos.

Kit medición pH

Cloro

5. El cloro mantiene limpia y cristalina el agua. Su función es destruir microorganismos como bacterias, hongos…

6. Controla el nivel de cloro al menos 1 vez por semana en verano. Debe mantenerse entre 1 y 1,5 partes por millón (p.p.m.).

7. Duplica la dosis de cloro cuando haya llovido o si la piscina la ha usado mucha gente.

8. Cuidado de que no te caiga el cloro sobre la ropa al echarlo porque quedará una mancha blanca o rosada. Usa ropa de trabajo. Si cae cloro en la ropa, vierte inmediatamente un chorrito de alcohol sobre la mancha.

9. No tires las pastillas de cloro directamente a la piscina porque “quema” la pintura del fondo y deja manchas blancas.

Piscina clorada

Algas

10.  La formación de algas causa agua verde y superficies resbaladizas. 

11. Cuanto mas tiempo tardes en tratarlas, mas difícil será eliminarlas.

12. Añade semanalmente la dosis apropiada de antialgas para mantener limpia el agua.

13. Añade antialgas cada vez que entre agua nueva a la piscina. El agua nueva sin tratar es mas propicia a crear algas que la que tiene ya la piscina.

Floculante

14. El agua de las piscinas se pone turbia por algas, polvo, sales, etc.. y estas partículas son de un tamaño tan pequeño (coloidal) que no son retenidas por la arena de la depuradora.

15. Para su eliminación están los floculantes. Lo que hace es aumentar el tamaño de las partículas coloidales en suspensión y provocar su decantación al fondo de la piscina, siendo entonces fácil sacar con el limpiafondos.

16. Cuando añadas floculante, no permitas el baño hasta haber pasado el limpiafondos. El floculante (Sulfato de Alúmina) no es tóxico, pero mejor es no estar en contacto con él.

Agua turbia

Filtrado en el mantenimiento de piscinas

17. Como regla general, deja la bomba funcionando todos los días en temporada de baño desde las 10 de la mañana hasta el atardecer.

18. Si estás corrigiendo un problema de algas o turbidez, que se quede funcionando durante la noche también.

19. Realiza SIEMPRE las aperturas y cierres de válvulas con la bomba parada, al igual que los cambios de posición de la válvula selectora.

20. Una a dos veces por semana limpia los filtros de arena.

21. Cuando la presión en el filtro haya subido por encima de 1,3 Kg./cm² significa que es la hora de un lavado. Con el lavado a contra-corriente se consigue invertir el sentido de circulación del agua en el filtro y con ello se expulsa al desagüe las materias filtradas.

22. No olvides la limpieza del prefiltro (el canastillo).

23. La arena del filtro se debe cambiar cada 3 ó 4 años (dependiendo del uso del filtro).

PROBLEMAS Y SOLUCIONES EN EL MANTENIMIENTO DE PISCINAS