Climatización invisible. Forjados activos

Dada la importancia que hoy en día tiene la reducción de las necesidades de consumo de energía en los edificios, como parte de un consumo racional de los recursos energéticos, se hace fundamental plantearse incorporar a los mismos, sistemas de climatización que aporten un ahorro energético notable en comparación con los sistemas tradicionales, aumentando el nivel de confort para los usuarios, con similares costes de instalación y mantenimiento. Las soluciones de Climatización Invisible por suelo o techo radiante se posicionan como una magnifica opción al aportar numerosas e importantes ventajas a los diferentes profesionales del sector de la construcción, así como a los propietarios y usuarios de las edificaciones donde se decida incluirlas.

De forma resumida, estas soluciones se caracterizan por consumir una menor cantidad de energía durante su funcionamiento, ser compatibles con el uso de energías renovables, funcionar con total fiabilidad durante toda la vida útil del edificio, incorporan materiales que respetan en medio ambiente y crean ambientes más saludables.

La Climatización Invisible por suelo radiante, es una solución capaz de ahorrar entre un 30 – 90% de energía en comparación con los sistemas tradicionales, siendo compatibles con todo tipo de fuentes de energía, tanto convencionales, como renovables: energía solar térmica, geotermia, microgeneración o absorción. Permite generar espacios diáfanos y sin obstáculos por lo que se incrementa la superficie útil del edificio entre un 3% y un 5%, y al no estar a la vista, proporciona permite libertad total en el diseño de interiores.

Está solución está compuesta por circuitos de tuberías plásticas de polietileno reticulado evalpex, integradas bajo el suelo de la vivienda, a través de las cuales circula agua. Esta solución funciona durante todo el año, en modo calefacción en invierno con agua calentada en torno a 40ºC y en modo refrigeración en verano con agua enfriada a 16ºC aproximadamente, siendo capaz de generar y mantener una temperatura óptima de confort en el hogar con un menor consumode energía en comparación con los sistemas tradicionales.

Tal y como se recoge en la normativa vigente UNE-EN 1264, los circuitos de tubería que componen la instalación se colocan sobre una base de aislamiento de poliestirenoexpandido con recubrimiento impermeable, aportando a la vivienda el aislamiento térmico y acústico necesario para el cumplimiento del CTE. Sobre estos circuitos, se extiende una capa de mortero de cemento que absorbe el calor procedente del agua que circula por las tuberías en el modo de calefacción y que emite dicho calor al ambiente a través del pavimento (madera, gres, mármol, madera…) mediante radiación y en menor medida convección.

En el caso de funcionamiento en modo de refrigeración, el agua que circula por las tuberías absorbe el calor del ambiente para ser nuevamente enfriada y seguir circulando. Mediante los sistemas radiantes no se genera ningún tipo de estratificación, de este modo se logra climatizar alturas próximas a los 3 m.Además como la diferencia de temperaturas entre el interior del edificio está más próxima a la temperatura del exterior, las pérdidas de energía a través de los cerramientos, se reduce considerablemente, factor de gran importancia en el caso de edificios en los que su envolvente es acristalada.

Forjados activos

Haciendo uso de estos mismos modos de funcionamiento en Europa más de 1000 edificios representativos, se han construido con el sistema de Forjados activos (TABS). Este sistema aprovecha la inercia térmica del hormigón a través de la incorporación en la propia estructura del edificio de los circuitos de tuberías.

De este modo, los techos, suelos y las paredes contribuyen a refrigerar el ambiente de forma perceptible, además de servir de complemento a la calefacción básica del edificio.

El sistema por la noche, cuando el edificio está vacío y la energía es más barata, enfría el núcleo de hormigón del edificio a través de sistemas frigoríficos o de una fuente de refrigeración natural.

De día, cuando los usuarios de las instalaciones están en su interior y se encuentra el edificio a pleno rendimiento, la losa del techo, que estaba fría, acumula la carga térmica del interior o de la radiación solar, enfriándose de nuevo por la noche y repitiéndose el ciclo.

En ambos casos, se aprovecha el núcleo de hormigón de la masa del edificio para almacenar y liberar la carga térmica. El ahorro energético se consigue mediante una temperatura del agua de entre (18 – 28°C) cercana a la temperatura ambiente. Esto logra incrementar la eficiencia de la fuente de calor y permite el uso de fuentes de refrigeración renovables y naturales, según un principio de diseño de bajo consumo energético. El confort queda garantizado gracias a las temperaturas óptimas y uniformes proporci onadas por un sistema silencioso en el que no hay aire en circulación, por lo que se evita el polvo y las corrientes de aire, y se garantiza un ambiente interior más saludable.

Contar con estos sistemas de climatización en un edificio, requiere su consideración desde la etapa originaria del proyecto, recomendándose preferentemente en aquellos edificios que por su tipología tengan una ocupación temporal a lo largo del día y cuenten con más de una planta en altura, como es el caso de los edificios de oficinas, centros comerciales, universidades, etc.

Inicialmente se estimará la ocupación en función del horario y las cargas sensibles que se generarán por la actividad desarrollada en su interior, para posteriormente poder calcular el rendimiento de la instalación en función de factores como:

  • La geometría del edificio y su orientación.
  • La actividad a desarrollar.
  • La fuente de energía.
  • La posición de los circuitos dentro del propio forjado del edificio.
  • Dimensionamiento de los circuitos (diámetro y longitud de la tubería)
  • Hormigón seleccionado.
  • Pavimento final.
  • Consideración del diseño en función de la tipología del edificio.

Posteriormente el proceso de instalación es perfectamente compatible con los tiempos de ejecución de la obra, pudiendo realizarse mediante losas macizas de hormigón prefabricadas que incluyen los circuitos en su interior o en su caso, mediante circuitos premontados que se instalan previamente al vertido del hormigón. A continuación se realizan las pruebas de estanqueidad y mecánicas en los circuitos, según norma UNE-ENV 12108. Posteriormente cada circuito se conecta a un colector desde donde se regulará el caudal de agua necesario; este colector se alimentará a través de unas tuberías de distribución de agua, que transportarán el agua acondicionada a la temperatura necesaria (18– 28°C) desde la fuente de energía utilizada.

Uno de los casos típicos es utilizar como fuente de energía la geotermia con bomba de calor agua-agua, obteniéndose unos rendimientos excepcionales. La regulación y funcionamiento de la instalación podrá llevarse a cabo desde puestos centralizados, donde se controlan todos los parámetros a tener en cuenta, para un correcto funcionamiento de la instalación con rendimientos en torno a los 50W/m, como son temperatura exterior, temperatura interior, humedad relativa y temperatura superficial del pavimento.

Ventajas de los sistemas de Climatización Invisible.

  • El sistema más confortable: al no generar ningún tipo de ruido, proporcionar una temperatura uniforme y ser higiénico y saludable, es ideal para climatizar cualquier tipo de edificios.
  • Bajos costes de instalación, operativos y de mantenimiento.
  • Instalación rápida y mejor control de calidad gracias a su técnica de construcción prefabricada.
  • Perfecto para la integración de fuentes de energía renovables.
  • Ideal para los edificios sostenibles que incorporan un aislamiento eficaz y protección contra el sol.
  • Reducción de la altura del edificio y de los materiales necesarios, ya que no necesita falsos techos.
  • Sistema invisible que confiere la máxima libertad para el diseño arquitectónico y de interiores.
  • Control inteligente.

Conclusión

El sistema de forjados activos no es un sistema de aire acondicionado, ni sustituye al sistema obligatorio de ventilación, sino que reduce al mínimo el uso de las tecnologías convencionales. Cumple todos los certificados de construcción sostenible como LEED, BREEAM y DGNB y resulta igualmente rentable desde el punto de vista económico. El ahorro comienza en la fase de construcción y se mantiene a lo largo de toda la vida útil del edificio, con una reducción de los costes de inversión y explotación entre el 30% y el 50 %, gracias al empleo de unidades de refrigeración y calefacción más pequeñas, al igual que en el caso de los conductos de aire necesarios para conseguir los niveles de higiene exigidos.

Descalcificadores

Los descalcificadores son aparatos cuya función es realizar el tratamiento del agua para eliminar el contenido en sales minerales, la corrosión, la cal y el magnesio. Estas sustancias pueden ir acumulándose en las tuberías, sobre todo a las de agua caliente, llegando incluso a atascar las mismas y dañar los electrodomésticos. Además, el agua con alto contenido en cal y magnesio puede ser perjudicial para el consumo, así como en el cuidado del cabello y de la piel. Así, la descalcificación consiste, por tanto, en eliminar la dureza del agua.

Descalcificadores químicos

La descalcificación química es un proceso que se basa en el intercambio catiónico (los cationes son iones positivos, como el calcio y el magnesio). Estos serán sustituidos por iones de sodio que soltará la resina que se encuentra en el descalcificador.

De este modo, el aparato en sí está compuesto de una botella que almacena dicha resina, una válvula que regula el movimiento del agua y un depósito lleno de cloruro sódico.

Así, el agua pasará por la botella, y la resina ‘atrapará’ el magnesio y la cal, enviando el sodio al agua. Este es el proceso que se conoce como descalcificación, es decir, la ‘limpieza’ del agua. 

Después de esta fase comienza la denominada ‘regeneración’, en la que entre en juego el cloruro sódico (la sal). Esta última se emplea para realizar un intercambio iónico a la inversa. Esto significa que va a llegar un momento en el que la resina no va a soportar más cantidad de magnesio y calcio, por lo que el agua que pasa por el descalcificador terminará ‘arrastrándolo’. Para evitarlo, el cloruro sódico reemplazará los iones de magnesio y calcio por iones de sodio, ‘limpiando’ la resina para su correcta posterior descalcificación.

Descalcificadores mecánicos

El funcionamiento de este tipo se basa en filtrar el agua a partir de una membrana metálica que retiene todas las impurezas cuando el agua pasa a través de ella a partir de la aplicación de presión. Es lo que se conoce con el nombre de osmosis inversa.

El principal inconveniente de este tipo de descalcificadores es que es necesario limpiar con asiduidad los filtros, por lo que se emplean para usos más concretos, como para limpiar el agua para el consumo, y no para una vivienda entera.

Descalcificadores electrónicos

Estos aparatos se instalan en la red de agua y purifican la misma a partir de un sistema que crea un campo magnéticoque modifica el calcio retenido en el agua, evitando así que quede retenido en las tuberías y en electrodomésticos. El principio básico es cristalizar la cal que se encuentra en el agua, de manera que no se produce ningún cambio en la composición de la misma.

Entre las principales ventajas respecto a los anteriores, el descalcificador electrónico no precisa de tareas demantenimiento, recambio o limpieza.

Descalcificadores domésticos serie Compact 700

  • Eficiencia y ahorro. Tecnología avanzada con componentes de alta calidad que garantizan resultados fiables y duraderos.
  • Equipo descalcificador compacto. Ideal para viviendas unifamiliares de 1 a 5 personas.
  • Programador Serie Logix. Electrónico, permite automatizar el ciclo de regeneración con fáciles ajustes.
  • Control volumétrico. Anticipa la regeneración de manera automática en función del consumo diario mediante un contador integrado en la válvula, para economizar agua y sal regenerante.
  • Control cronométrico. Programación de la frecuencia de regeneración por tiempo.
  • Fácil instalación y mantenimiento.

Extinción de incendios

Sistemas de detección de incendios.

Permiten la detección y localización automática del incendio. La rapidez de detección es superior a la detección humana, pudiendo vigilar permanentemente zonas inaccesibles a ésta, si bien cabe la posibilidad de producirse detecciones erróneas.

Componentes principales de una instalación automática de detección:

  • Detectores automáticos
  • Pulsadores manuales
  • Central de señalización y mando a distancia.
  • Aparatos auxiliares: alarma general, teléfono directo a bomberos…

Detectores: aparatos creados para detectar el fuego mediante alguno de los fenómenos que le acompañan: gases, humos, temperaturas o radiación UV, visible o infrarroja.

Según el fenómeno que detectan se denominan:

  • Detectores de gases de combustión iónico (humos visibles o invisibles).
  • Detector óptico de humos (humos visibles)
  • Detector de temperaturas: Fija o máxima temperatura, Termovelocimétrico (que miden la velocidad de aumento de la temperatura, su sensibilidad normalmente se regula a unos 10ºC/min), detector de radiaciones (ultravioleta e infrarroja llama).

Pulsadores manuales: transmiten una señal a una central de control y señalización permanente vigilada, facilitando la identificación de la zona donde se ha activado el pulsador.

Medios de extinción

EXTINTORESConcepto: artefacto que sirve para apagar fuegos. Consiste en un recipiente metálico (bombona o cilindro de acero) que contiene un agente extintor de incendios a presión, de modo que al abrir una válvula el agente sale por una boquilla la cual que se debe dirigir a la base del fuego. Generalmente tienen un dispositivo para prevención de activado accidental, el cual debe ser deshabilitado antes de emplear el artefacto.

Utilización:

  • El extintor es efectivo tan sólo durante el comienzo del fuego.
  • Para comenzar a utilizarlo debes retirar la anilla precintada y accionar el pulsador.
  • Dirigir el agente extintor hacia la base de las llamas, moviendo la manguera en zig-zag y avanzar hacia las llamas a medida que se van apagando.
  • En fuegos verticales la extinción debe iniciarse por las zonas bajas.
  • En exterior debes actuar siempre con el viento a favor.
  • En el caso de fuegos de materiales sólidos, una vez apagadas las llamas, debes asegurarte que las brasas no pueden reiniciar el incendio.
  • Si el fuego es de líquidos no es conveniente que lances directamente el chorro de agente extintor sobre el líquido incendiado, sino de una manera tangencial para que no se produzca un choque que derrame el líquido incendiado.
  • Si el incendio es como consecuencia de la energía eléctrica, se debe procurar cortar la tensión en la zona afectada y utilizar los extintores de C02.
  • Si detectas síntomas de mareo o dificultad en la respiración debes retroceder de inmediato a una zona ventilada.

Tipo de extintores según el tipo de fuego:

En las etiquetas de los extintores podemos ver siempre de que tipo son, esas letras pueden ser A,B,C y D. Hacer referencia al tipo de fuego que puede sofocar el extintor. Aquí tienes información de los tipos de fuego. En resumen los tipos de fuego son:

Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
Clase B: fuegos donde el combustible es líquido por ejemplo aceite, gasolina o pintura.
Clase C: en este caso el combustible son gases como el butano, propano o gas ciudad.
Clase D: son los más raros, el combustible es un metal, los metales que arden son magnesio, sodio o aluminio en polvo.

Lo normal es que cualquier extintor con el que nos encontremos sea del tipo A,B,C, es decir sirve para apagar fuegos de sólidos, líquidos y gas.

Tipos de extintores según el agente extintor que utiliza.

De agua: apropiados para fuegos de tipo A siempre en lugares donde no hay electricidad. Recordar que el agua no sirve para fuegos de combustibles líquidos como la gasolina o el aceite ya que al ser más densa que estos líquidos el combustible se situaría encima del agua y no extinguiríamos el incendio.

De agua pulverizada: son ideales para apagar fuegos de tipo A y apropiados para fuegos de tipo B. No deben usarse nunca en presencia de corriente eléctrica pues el agua podría provocar una electrocución. Este tipo de extintores es bueno fuera de las casas donde no existe riesgo eléctrico, por ejemplo jardines, barbacoas, etc.

De espuma: Ideales para fuegos de tipo A y B, todos hemos visto alguna vez a los bomberos en algún simulacro rociar con espuma. Al igual que el anterior es peligroso en presencia de electricidad.

De polvo: es el tipo más común y usado en cualquier edificio. Es indicado para fuegos de tipo A, B y C y al ser de polvo evita el riesgo eléctrico. Es el más recomendable para casas, oficinas o cualquier edificio.

De CO2: El CO2 es un gas y por tanto no conduce la electricidad. Este tipo de extintores son aptos para fuegos de tipo A, B y C. Suelen ser usados donde existen elementos donde el extintor puede causar más daño que el fuego. Por ejemplo si usamos un extintor estándar en un lugar donde el valor de los materiales es muy alto (un laboratorio por ejemplo con máquinas muy caras) podríamos estropear con la espuma o el polvo máquinas muy valiosas, eso lo evitamos con este tipo de extintores ya que al ser un gas no daña los equipos.

Hay otros tipos de extintores más específicos para fuegos de metales o de hidrocarburos halogenados (halones). Aunque el halón ha sido prohibido y ha sido sustituido por el gas FM-200.

BOCAS DE INCENDIO EQUIPADAS (BIE)

Concepto: es una toma de agua diseñada para proporcionar un caudal considerable en caso de incendio. El agua puede obtenerla de la red urbana de abastecimiento o de un depósito, mediante una bomba.

Hay dos tipos principales:

  • Boca de incendio exterior, situados en las inmediaciones de los edificios y en la que los bomberos pueden acoplar sus mangueras. Pueden ser aéreas o enterradas; en el primer caso se trata de un poste con sus tomas (normalmente más de una) y en el segundo, se sitúan en una arqueta, con tapa de fundición, bajo el nivel del pavimento de la acera.
  • Boca de incendio interior, situados en lugares de los edificios que tienen además el equipamiento necesario para hacerla funcionar, o Boca de Incendio Equipada, abreviadamente BIE. Una BIE suele estar en un armario, en el que hay una entrada de agua con una válvula de corte y un manómetro para comprobar en cualquier momento el estado de la alimentación. Tiene una manguera plegada (en plegadera) o enrollada (en devanadera), con su boca de salida (lanza y boquilla).

Utilización:

  • Debes cerciorarte de que no existe riesgo eléctrico, pues el agua es conductora de la electricidad.
  • Las BIE de 45 mm deben utilizarse cuando la manguera se ha desplegado completamente. Para su manejo son necesarias dos personas, mientras una abre la llave de paso la otra sujeta la boquilla para evitar el serpenteo.
  • Las BIE de 25 mm no necesitan que las desenrolles completamente y puede ser utilizada por una sola persona.
  • Cuando rompas el cristal donde se almacena la BIE debes eliminar las aristas cortantes con un objeto contundente para evitar cortes.
  • Evita la formación de codos en la manguera que disminuyan el caudal de agua en la boquilla.

SISTEMAS DE COLUMNA SECA

Concepto: son tomas de agua, provistas de una serie de elementos que permiten lanzar el agua desde un punto hasta el lugar del incendio.

Utilización: El suministro de agua se realiza mediante los vehículos de extinción desde la fachada del edificio. El agua es introducida a presión con el caudal suficiente para poderla utilizar en las bocas de salida de la columna en los diferentes pisos previo acople de las mangueras.

Deben colocarse salidas en las plantas pares hasta la octava y en todas a partir de ésta.

SISTEMAS ROCIADORES AUTOMÁTICOS DE AGUA

Concepto: son aparatos que engloban la detección, la alarma y la extinción. La instalación se conecta a una fuente de alimentación de agua y consta de válvula de control general, canalizaciones ramificadas y cabezas rociadoras o splinkers. Para que una zona se pueda considerar protegida por una instalación de rociadores, deberá quedar constituida como sector de incendio, con una resistencia al fuego de sus elementos delimitadores de 90 minutos como mínimo.

Utilización: el disparo de los rociadores se efectuará siempre automáticamente al actuar el calor sobre ellos.

Reglamento de instalaciones de protección contra incendios

Grifería

Casi nunca damos la importancia que se merece la grifería de nuestros baños. Gracias a ella podemos cambiar y dar un toque completamente distinto a nuestros baños, además de las nuevas prestaciones que ofrecen los últimos modelos lanzados al mercado, con formas ergonómicas, termostatos digitales y diseños cada vez más cuidados.

Además de todas estas características, la conciencia ecológica cada vez es mayor y buscamos soluciones en nuestra casa que nos ayuden a ahorrar y no vayan en contra del medioambiente. Por este motivo, la investigación en nuevos materiales, acabados y aplicaciones relativas al ahorro del agua o al control de la temperatura, marcan las tendencias más exclusivas de los lavabos.

Grifería ecológica.

La sensibilidad respecto a la necesidad de ahorrar agua está presente en todos los sectores de la sociedad, tanto es así que cada vez son más frecuentes los llamados grifos ecológicos. No obstante, las autoridades siguen promoviendo el consumo sostenible del agua y proponiendo medidas para su reducción. Los informes aseguran que las familias de áreas urbanas conforman el grupo de población que efectúa un mayor gasto de agua, y su dispendio está localizado concretamente en un lugar de la casa: el cuarto de baño. Son las cisternas, la bañera y la ducha los principales responsables del consumo excesivo de agua.

Aunque cada vez se pone más cuidado y hay más tecnología disponible para rebajar el gasto de agua, como el uso de cisternas más pequeñas y de grifos de bajo consumo, la mayor parte de los ciudadanos no dispone de información sobre su existencia.

Los grifos que ayudan a ahorrar agua son básicamente los electrónicos, los temporizados por presión y los monomandos. Con la intención de reducir el consumo de agua, algunas comunidades autónomas han comenzado a exigir la instalación obligatoria de sistemas de ahorro, como temporizadores en los grifos o grifería electrónica en hoteles, bares, restaurantes y oficinas. Del mismo modo, los edificios de nueva construcción deberán contar con sistemas de fontanería economizadores de agua en grifos, duchas y cisternas.

Las griferías ecológicas son semejantes a las tradicionales, de hecho aparentemente no se advierte diferencia alguna con una grifería tradicional. Sin embargo, una vez instaladas son capaces de ahorrar hasta 50% del agua que se consume en una vivienda. Se trata de grifos de bajo consumo de agua y energía. Estos equipos, además, han sido fabricados respetando el medioambiente.

Entre los más habituales se encuentran los grifos ecológicos monomando, que pueden llegar a ahorrar un 65% del consumo de agua y energía. Igualmente destaca la grifería electrónica, que mediante rayos infrarrojos automatiza la apertura y cierre de los grifos y ahorra más del 70% de energía y agua. Este tipo de grifería cada vez es más utilizada en centros educativos, aseos públicos, hospitales, etc.

Existe una fórmula matemática que permite saber si un grifo es más o menos respetuoso con el medioambiente. Se trata de restar del factor de consumo (Fco) el factor de corrección (Fcr) para obtener el factor ecológico (Fce). El factor de corrección ecológica se obtiene de la diferencia entre el factor de consumo original y el factor de consumo resultante. El nivel de eficacia se traduce en un elevado porcentaje de ahorro.

Analizadas varias griferías de este modo, se concluye que hay algunas monomando muy cómodas de uso, pero cuya maneta el usuario tiende a abrir al máximo para después regular la salida de agua. En este tiempo se produce un consumo elevado innecesario. Para solucionarlo, hay grifos que ofrecen a mitad de su recorrido una fuerte resistencia de manera que actúa como tope psicológico, aunque luego pueda vencerse para llegar al cien por cien de su caudal máximo verdadero. Ahorran mucho en consumo, ya que la mitad de las veces no es necesario utilizar el máximo caudal.

Otra solución consiste en colocar un perlizador o aireador normal de rosca, que ya incorporan los últimos modelos de grifos convencionales y que garantiza un gran ahorro sin reducir el confort. En realidad este dispositivo provoca una sensación aparente de mayor caudal, ideal para instalaciones con baja presión.

Hay grifos con cierre automático temporizado sólo de agua fría, caliente o templada, y griferías ecológicas en las que la apertura de la maneta sólo es posible con agua fría. Así es el agua fría la que se utiliza por defecto. Para templar el agua u obtener agua caliente hay que esperar y realizar un giro hacia la izquierda.

Por último, los grifos electrónicos son muy ecológicos porque sólo pueden estar abiertos cuando detectan presencia, es decir, si el usuario está ante ellos.

Dar una nueva imagen a nuestro lavabo en diez sencillos pasos.

1.- Aflojamos los latiguillos con ayuda de la llave inglesa

2.- Desenroscamos la tuerca que fija el grifo al lavabo

3.- Retiramos la goma del interior del antiguo grifo. Sacamos el grifo del lavabo.

4.- Ajustamos la arandela de goma blanca en el nuevo grifo

5.- Colocamos el tornillo de sujeción en el hueco correspondiente y lo apretamos con el destornillador.

6.- Enroscamos los latiguillos en el grifo y los ajustamos con la llave inglesa.

7.- Introducimos los latiguillos por el agujero del lavabo.

8.- Colocamos las dos arandelas en el tornillo, primero la de goma, que hará presión con la parte cerámica y debajo la de metal

9.- Insertamos la tuerca debajo de las piezas anteriores y así el grifo queda sujeto.

10.- Finalmente, unimos los latiguillos a la toma de agua con la llave inglesa. Abrimos la llave de paso.

Canalones

Los canalones recogen el agua de lluvia, como una acequia bajo el alero, y gracias a una leve pendiente la conducen a un desagüe. Desde allí el agua cae por un bajante y desemboca en la acera. Antiguamente el agua se proyectaba sin más desde lo alto, con un breve caño que hacía de gárgola.

El canalón, además de evitar salpicaduras molestas en la terraza o la acera, impide que se ensucie la fachada. Es un valioso artefacto, y sólo debemos tener presente que recogerá junto con el agua todo lo que haya en el tejado: musgo, polvo, tierra, pero también restos más voluminosos, desde gorriones muertos a bolsas de plástico, pasando por los inquilinos habituales, culpables de la mayoría de los atascos: las hojas de los árboles.

Cómo instalar un canalón de PVC

Con un material como el PVC, de sencillo uso, es muy cómodo instalar un canalón en el tejado de nuestra casa, sobre todo de cara a las intensas lluvias que vienen con el otoño y la bajada de temperaturas del invierno. Se puede adquirir en tiendas de bricolaje y con ayuda de una sierra de diente fino y un poco de cola se consigue colocarlo sin mayores problemas.

Este material además asegura una gran resistencia a las agresiones climáticas, lo cual hará que te olvides durante largo tiempo de los incidentes típicos que trae la lluvia. El diámetro del canal y de los codos depende de la superficie del tejado y de la cantidad de precipitaciones que caiga habitualmente en la zona. En las tiendas especializadas te aconsejarán sobre tus necesidades.

Sigue estos pasos y comprobarás como su colocación es rápida, ya que las uniones se realizan ensamblando:

1. Quita la última fila de tejas para dejar espacio libre. Al finalizar se volverán a colocar.

2. Marca el emplazamiento de la primera abrazadera, en el lado de la caída, a unos 50 cm. aproximadamente del borde del tejado.

3. Clávala en la madera con un tornillo.

4. Coloca de igual modo la última abrazadera del final del tejado.

5. Extiende un cordón desde un extremo al otro de cada abrazadera. Éste te permitirá marcar el lugar en el que clavar el resto de abrazaderas, con una separación entre ellas de 50 a 100 cm.

6. Corta con una sierra las piezas del canalón necesarias.

7. Une las piezas del canalón, debidamente cortadas, con un poco de cola especial.

8. Una vez unido, colócalo en las abrazaderas con cuidado de no forzarlo.

9. Une los elementos de la bajante, codos que se unen con la misma facilidad y, recuerda, mide con precisión para que la caída sea perfecta.

10. Atornilla las abrazaderas a la pared y luego coloca la bajante.

Trucos para limpiar los canalones.

El mantenimiento normal de los canalones es sencillo y se reduce a limpiarlo para evitar atascos. Será necesario hacer limpieza preventiva en otoño y primavera, adelantándose a las fuertes lluvias.

El salvahojas

El accesorio fundamental en nuestro canalón es el salvahojas. Mucha gente, incluso profesionales, instala si acaso una rejilla plana en el desagüe. Es un error: ?has visto lo fácilmente que se atasca un fregadero, sólo con menudos restos de comida? Pues imagina cómo puede atascarse una rejilla taponada con hojas grandes, que se apelmazan sin dejar pasar ni gota de agua.

El salvahojas evitará ese problema. El modelo más eficaz es un husillo de forma semiesférica, un casco de alambre, para entendernos, que se monta sobre el salidero. Aunque lleguen hojas flotando y se acumulen al pie del casquillo haciendo subir el nivel del agua, siempre quedará cota libre para desaguar.

En otros países europeos, con más arbolado y más lluvias, resulta fácil encontrar salvahojas. En España hay pocos proveedores, así que ante una emergencia recurriremos a un invento casero. Para ellos podremos emplear dos sencillos utensilios: una simple panera de caña, y un colador. Ambos funcionan perfectamente.

Limpiar con una botella

Si el canalón presenta restos secos adheridos, podremos quitarlos con una espátula pequeña, dado que el fondo es curvo, arrastrando después por el conducto una botella de plástico a la que habremos cortado el fondo. De esa forma tendremos un idóneo recogedor, que nos facilitará mucho la tarea.

Para ir echando los restos llevaremos una simple bolsa de basura, que podremos apoyar en las tejas, o sujetar por el asa en algún saliente del mismo canalón, si los residuos pesan poco. Tras quitar los restos sólidos, con un cepillo fuerte y una manguera barreremos la arena y las incrustaciones.

La guía de electricista

Cuando se ha obturado el bajante, problema más común en las segundas residencias, debemos desatascarlo desde abajo, y la principal dificultad es que a menudo los bajantes tienen extremo curvo. Esto lo remediaremos fácilmente con una guía pasacables de los electricistas, que escogeremos recia y de buen calibre, con ánima de acero.

El trabajo deben hacerlo dos personas. Introducimos la guía desde abajo, y una vez asome por arriba, le atamos una cuerda de suficiente grosor, que pasaremos tirando sin brusquedades, soltando y tirando por turnos de los extremos, hasta que vaya saliendo el atasco por arriba. Una vez extraídos los residuos gruesos, sólo queda baldear el bajante con la manguera.

Con estos sencillos trucos, los aguaceros pasarán sobre nuestra casa sin ocasionarnos ningún sobresalto.

Mobiliario urbano

Una de las cosas más importantes de una ciudad es su mobiliario urbano, lo que hace que este tenga que estar en las mejores condiciones posibles para dar una buena imagen.

Dentro de la gama de mobiliario urbano tenemos que decir que podemos encontrar una gran cantidad de objetos que forman parte del mismo, lo que hace que haya una gran cantidad de empresas de diferentes temáticas que fabrican diferentes objetos que sirven para renovar el mobiliario urbano que se estropea por el paso del tiempo. Es por este motivo, que se puede decir que gracias a estas empresas, el mobiliario urbano de nuestras ciudades permanece intacto, ya que cuando algo se estropea, este se renueva rápidamente por algo nuevo.

Una vez que hemos dicho esto, tenemos que decir que el mobiliario urbano esta en todos los rincones, desde los parques de juegos de los niños, a los bancos, a las paradas de autobús… lo que hace que una de las cosas que todos los días vemos y usamos por la calle sea mobiliario urbano. Esto quiere decir que esta palabra para nosotros a pesar de no ser demasiado interesante para nosotros, siempre demandamos este servicio, lo que quiere decir que muchas veces deberíamos dar las gracias a este tipo de empresas que permiten que nuestra ciudad siga estando perfecta, tal y como la conocemos a día de hoy.

Por ello, si somos personal del ayuntamiento de una ciudad o pueblo, tenemos que saber que el mobiliario urbanopara nuestros vecinos es realmente importante, por lo que además de intentar que este no sea dañado, tenemos que renovar el mismo cuando este ha sido estropeado, debido a que los vecinos quieren poder disfrutar de un buen mobiliario urbano que utilizar, ya que todos estamos acostumbrados al mismo.

Innovación y curiosidades

La eficiencia energética lleva décadas en la calle. Farolas y otras piezas de mobiliario urbano han servido de banco de pruebas para desarrollos que ahora asociamos a nuestras casas, como las lámparas propulsadas por energía solar. Los avances no cesan y ya puedes encontrar sinfín de soluciones renovables para mejorar la vida ciudadana y reducir la huella ecológica de tu ciudad.

La creciente concienciación ciudadana, unida a la necesidad de ahorrar costes y cumplir con las exigencias legales en materia de emisiones y eficiencia energética, ha multiplicado las iniciativas de los ayuntamientos para lograr que su mobiliario urbano sea más sostenible. Puede que en algunos casos parezcan simples lavados de cara, pero la mayor parte de las medidas cunden. Por ejemplo, el gesto de sustituir las antiguas luminarias por bombillas de nuevas tecnologías, como LED, puede ahorrar al consistorio entre el 40% y el 70% del consumo energético en alumbrado público.

Sin embargo, se puede llegar mucho más allá en materia de mobiliario urbano gracias a las energías renovables. Incluso, hasta convertir farolas u otros dispositivos en auténticas centrales energéticas que no sólo abastecen a la pieza, sino que llegan a inyectar energía en la red de la ciudad. El artífice principal de esta tendencia es la  energía fotovoltaica. Esta variante de la energía solar se diferencia de los paneles temosolares–los que sueles ver en la mayoría de los nuevos edificios y que sirven para abastecer de agua caliente sanitaria a vivienda y oficinas- , sí son capaces de generar energía eléctrica que bien se almacena en baterías o bien se inyecta en la red. Trasladada al sector del alumbrado público, la versatilidad se traduce en mobiliario autónomo, que no precisa de complejos cableados o grandes obras, y piezas conectadas a la red que no sólo se autoabastecen sino que generan energía.

Superadas las limitaciones tecnológicas del principio, las propuestas fotovoltaicas han dejado volar su imaginación: hay farolas de diversos tamaños y formas, capaces de combinar distintos colores gracias a juegos de LED, y diseños tan versátiles que aprovechan el hueco de las baterías para crear un banco. Pero la energía solar se ha expandido y, en la actualidad, es posible encontrar marquesinas en paradas de transporte público capaces de producir, por ejemplo, la energía que necesita una taquilla de información turística aledaña o los paneles con la información de los horarios. También puedes ver techos solares que permiten iluminar zonas peatonales o un carril-bici, o elementos urbanos que juegan con luz para combinar arte y funcionalidad.

Pero no sólo del sol vive el mobiliario urbano. En el mercado es posible encontrar soluciones que se activan con energía eólica y diseños híbridos, que alternan este sistema con paneles fotovoltaicos. De esta manera, dicen sus diseñadores, no sólo se optimiza el potencial de las energías renovables, sino que se asegura el abastecimiento con dos fuentes de energía (sol y viento) que pueden ser complementarias… o totalmente antagónicas.

La energía que proviene del subsuelo, la geotermia, también ha dado pie a imaginativas propuestas, como el banco climatizado: estos asientos urbanos se conectan con un sistema geotérmico a través de perforaciones en el terreno. Con ello, se logra el frío o el calor preciso para que sentarse en la calle sea una experiencia más confortable.

Los productos de Benito Urban, expertos en equipamiento urbano.

Alumbrado público.

La gama de Alumbrado Público de BENITO URBAN ha experimentado un importante progreso en los ultimos años. Su objetivo es apostar por la tecnología punta disponible en cada momento y mejorar la eficiencia energética de todos sus productos. Pioneros en aplicación de la tecnología LED en Alumbrado Público con las ventajas competitivas que eso supone: eficiencia energética, máxima durabilidad, confort visual y un gran respeto por el medio ambiente. Al establecer, como sus objetivos el ahorro energético y la sostenibilidad en iluminación, BENITO URBAN confirma su compromiso con el Alumbrado Público eficiente.

Todos los productos de Alumbrado Público disponen de certificaciones que garantizan el cumplimiento de los sistemas de calidad estipulados por organizaciones de certificación y normalización, tales como AENOR, Applus, UL o el Instituto Astrofísico de Canarias.

Mobiliario urbano

El objetivo de BENITO URBAN es equipar el espacio urbano para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos creando productos bajo los criterios de calidad, sostenibilidad, estética y funcionalidad a un precio justo. Aspectos como la durabilidad, fácil mantenimiento, alta resistencia, armonía estética con el entorno y, especialmente su funcionalidad, son criterios que definen su diseño.

En BENITO URBAN el diseño de la gama de Mobiliario Urbano representa un valor diferencial y, por este motivo, arquitectos y diseñadores de prestigio colaboran para aportar nuevos conceptos estéticos más vanguardistas y contemporáneos. Todo ello con un solo objetivo: ofrecer productos en Mobiliario Urbanode máxima calidad adaptados a las necesidades del mercado actual y a las exigencias arquitectónicas más variadas.

Parques infantiles y equipamiento deportivo

La gama de Parques Infantiles y Equipamiento Deportivo ofrece multitud de juegos diferentes y conjuntos modulares de fácil combinación que permiten crear espacios únicos, cuyo objetivo es desarrollar las capacidades sociales, individuales, cognitivas y motrices de los más pequeños. Los juegos son atractivos, divertidos, didácticos y despiertan el interés y la curiosidad de niños y mayores. Todos los productos de Parques Infantiles están fabricados con materiales de gran durabilidad, resistencia y calidad, siguiendo estrictos parámetros de seguridad.

BENITO URBAN también apuesta por el deporte y un estilo de vida saludable. Por este motivo ofrece una amplia gama de Equipamiento Deportivo para favorecer la práctica de deportes al aire libre en el tiempo de ocio con total seguridad. Los Circuitos y Elementos Saludables permiten realizar actividad física de una forma divertida y cómoda, siempre al aire libre.

Tapas y rejas

BENITO URBAN es una empresa puntera en el sector del saneamiento que diseña y fabrica su gama de Tapas y Rejas bajo unos estrictos parámetros de calidad y seguridad de acuerdo con las normativas vigentes. Es la primera empresa del mercado europeo de Tapas y Rejas que dispone de doble certificación de producto (BVQI y AENOR) en tapas y rejas, imbornales, canales y tragaderos.

El objetivo de BENITO URBAN es desarrollar productos funcionales e innovadores para el alcantarillado y saneamiento de nuestras ciudades. Dentro de la gama de Tapas y Rejas, algunos productos como las tapas de pozo, las tapas hidráulicas y las tapas de servicios pueden incluir un marcaje personalizado.

Aerotermia

La aerotermia es una energía respetuosa con el medio ambiente por varias razones:

  • La energía del aire exterior es una fuente de energía gratuita para una calefacción ecológica.
  • La energía contenida en el aire es inagotable, renovable y disponible en la naturaleza.
  • Los sistemas de recuperación del aire, así como los fluidos utilizados no contaminan, es decir, no producen efectos negativos para la capa de ozono.

La Directiva Europea 2009/28/CE incluye a la aerotermia dentro del grupo de energías de fuentes renovables (art. 2)

¿Qué es y cómo funciona? 

El principio de funcionamiento de la aerotermia es la combinación de una bomba de calor y un acumulador que utiliza el calor del aire como fuente renovable para producir agua caliente con el único objetivo de dar alto confort reduciendo las emisiones de CO2. Este mecanismo es el inverso del que se utiliza en los frigoríficos: un fluido refrigerante, mediante cambios de estado, extrae el calor contenido en el aire a temperatura inferior y lo cede al agua a temperatura superior, convirtiendo así el flujo natural del calor.

Las bombas de aerotermia utilizan el calor del aire como energía renovable. El agua del acumulador se calienta a través de un ciclo termodinámico, aprovechando el calor del aire aspirado por el grupo térmico: 

1. El aire exterior es aspirado hacia el interior de la bomba de calor por un ventilador. Al pasar por la batería aleteada del evaporador el aire cede su calor, pierde alrededor de 10ºC y es expulsado.

2. El fluido refrigerante pasa por el evaporador y absorbe el calor cedido por el aire. Este proceso hace que el refrigerante cambie de estado evaporizando a presión y temperatura estables (0ºC; 5 bar).

3. El gas refrigerante pasa por el compresor donde el aumento de presión implica un aumento de temperatura, elevándose a estado de vapor sobrecalentado (70ºC; 20 bar).

4. En el condensador el refrigerante cede su calor al agua contenida en el acumulador. Este proceso hace que el refrigerante pase de vapor sobrecalentado al estado líquido, condensando a presión constante pero con una gran pérdida de temperatura (70-40ºC; 20 bar)

5. El líquido refrigerante pasa por la válvula de expansión, pierde temperatura y presión y vuelve a las condiciones de presión y temperatura iniciales (40ºC ->0ºC; 5bar). El ciclo termodinámico puede volver a empezar para el funcionamiento de la aerotermia.

5. El líquido refrigerante pasa por la válvula de expansión, pierde temperatura y presión y vuelve a las condiciones de presión y temperatura iniciales (40ºC ->0ºC; 5bar). El ciclo termodinámico puede volver a empezar para el funcionamiento de la aerotermia.

¿Por que Aerotermia?

En el caso de viviendas que dispongan de una parcela, la elección entre la aerotermia y la geotermia estará condicionada por el coste en la instalación. La geotermia es más cara de instalar. Aunque la aerotermia es mas sensible que la geotermia a las condiciones externas de temperatura, en algunos días al año puede ser necesario un pequeño apoyo, pero la media de rendimiento de una instalación aerotermia ofrece una alta eficiencia energética, reduciendo notablemente el periodo de amortización. En viviendas sin parcela, el sistema de aerotermia es el más indicado.

¿Qué presupuesto de instalación hay que prever?

A igualdad de superficie que calentar, la instalación de una calefacción aerotérmica cuesta algo más que una calefacción convencional, pero se amortiza muy rápido. Es el sistema de energía renovable más ventajoso en su relación inversión necesaria y el tiempo de amortización. La instalación de un sistema de climatización aerotérmica, es la que con menos equipos instalados, ofrece una solución completa: calefacción, refrescamiento y agua caliente sanitaria (ACS).

¿Es posible utilizar otra fuente de energía con la misma instalación?

Utilizando una calefacción de agua caliente para el interior de la casa, podrá cambiar de fuente de energía sin roblemas. Es un sistema universal.

¿El ahorro es elevado?

El ahorro con la climatización aerotérmica es real porque, para funcionar, el sistema necesita energía (gratuita) disponible en el aire: así que el ahorro es notable. Para comprobarlo, basta con comparar los costes de consumo de las distintas energías para una superficie equivalente. Como norma general, el ahorro de energía puede llegar al 75 % en comparación con otro sistema de calefacción.

¿Conlleva algún riesgo en este tipo de instalación?

No, porque la aerotérmia utiliza, por una parte, la energía natural del aire y, por otra, electricidad para traspasar esta energía a la casa. No lleva líquidos inflamables, no hay riesgos de explosión ni de olores… La aerotermia es segura a todos los niveles.

¿Necesita un mantenimiento periódico?
Este equipo de climatización requiere el mínimo mantenimiento exigible en la actual normativa vigente, pero será menor que cualquier sistema que requiera una combustión. Es mucho mas limpio por la ausencia de humos y evita las manchas de humo y polvo. Sólo tendrá que preocuparse de vigilar el estado de limpieza de la unidad exterior. Es un sistema muy seguro.

¿Una energía realmente gratuita?

Si, la energía del aire es una energía totalmente gratuita y está a disposición de todos. Existe en estado natural. La única inversión hay que hacerla una sola vez, instalando un equipo capaz de captarla y enviarla donde la necesitamos. Por cada 4 kW que necesite para la calefacción, sólo tendrá que aportar uno.

En invierno, ¿está garantizada la calefacción por aerotermia?

La potencia de calefacción que ofrece un sistema Aire-Agua depende de la temperatura del aire exterior. En período invernal, puede suceder que dicha potencia no sea suficiente para cubrir todas las necesidades de su vivienda. Para evitar cualquier posible descenso de la temperatura en su vivienda, la máquina cuenta con un sistema de apoyo que funciona de forma totalmente automática sin que usted tenga que estar pendiente de ello, el propio equipo se encarga de gestionarlo de manera óptima. Gracias a este sistema de gestión automático, la aerotermia garantiza la calefacción.

¿Es el suelo radiante el sistema más cómodo? 

Todos los estudios recientes demuestran la eficacia y la comodidad de un sistema de suelo radiante a baja temperatura. También resulta muy eficaz este sistema con radiadores de alto rendimiento, que funcionan a baja temperatura, dando una sensación de confort muy similar al suelo radiante. El suelo radiante, junto con los fancoil de rejilla motorizada para zonificación, son los mejores sistemas de distribución de la temperatura dentro de una casa.

¿Se puede instalar una calefacción aerotérmica en una casa ya construida?

Este sistema de calefacción se adapta tanto a la nueva construcción como a la rehabilitación de edificios. La única diferencia guarda relación con el sistema de calefacción interior: radiadores o suelo radiante, según las obras que quiera usted efectuar. Éstas son las únicas obligaciones que debe tener en cuenta. La aerotermia ofrece las mismas prestaciones en nueva construcción que en rehabilitación de edificios.

En una casa ya construida, ¿se pueden utilizar los radiadores?

Sí. El sistema se puede adaptar a una red existente, por ejemplo de radiadores, siempre que éstos estén dimensionados para trabajar a baja temperatura. En caso contrario, habría que agrandar algunos radiadores. Por el contrario, la función de enfriamiento se verá limitada a una función de refrescamiento si inicialmente la instalación no se ha previsto para el enfriamiento. La calefacción aerotérmica se adapta a lo existente.

¿Se puede refrescar la casa en verano?

Es perfectamente posible refrescar la casa, si se utiliza un suelo radiante-refrescante o ventiloconvectores. El agua que circula se enfría a entre 18 °C y 20 °C, lo que permite refrescar la casa. Calor en invierno, frescor en verano, confort todo el año.

¿Cómo se genera el agua caliente sanitaria?

Un sistema de calefacción aerotérmica puede producir agua caliente sanitaria en abundancia para las necesidades de toda la familia. La nueva generación de generadores de aerotermia produce agua caliente sanitaria a temperaturas entre 55 y 60°C.

Tipos de bombas de calor aerotérmicas.

Bombas de calor aire-agua

Este tipo de bombas de calor es el más empleado para viviendas unifamiliares (calefacción, producción de ACS y refrigeración o refrescamiento por suelo radiante) y en grandes instalaciones de centros comerciales u oficinas (climatización mediante fancoils), aunque en estas últimas aplicaciones va perdiendo terreno frente a sistemas más modernos y completos como el VRV. En términos generales están compuestas por una unidad exterior que incorpora en su interior todos los elementos que conforman la bomba de calor, pero están muy extendidos en viviendas unifamiliares los sistemas partidos en los que el condensador se ubica en una unidad que se instala en el interior de la vivienda y que tiene forma de calentador, al cual también se pueden acoplar depósitos de acumulación para la generación de ACS.

Bombas de calor aire-aire

Las bombas de calor aire-aire se diferencian de los modelos de aire-agua en que la energía térmica generada por la unidad exterior se transporta directamente hacia las unidades climatizadoras interiores (splits) a través de un circuito de gas refrigerante. Las unidades interiores (conductos, suelo, pared, cassette, etc.) cumplen la función de disipar al ambiente (local) la energía térmica (calor o frío) generada por la unidad exterior. Este tipo de instalaciones quizá sea el más extendido y conocido, generalmente identificado como “aire acondicionado”.

Generadores termodinámicos para ACS

Los generadores termodinámicos de ACS son sistemas de muy reciente implantación en el mercado y que consisten en un equipo bomba de calor de muy poca potencia que sirve exclusivamente para la generación de Agua Caliente Sanitaria (ACS). Dentro de esta variante de bombas de calor existen también los equipos “monoblock” que incorporan la bomba de calor y el depósito de ACS en una unidad conjunta y los equipos “biblock” que separan la unidad exterior del depósito de ACS. Los más extendidos son los equipos “monoblock” que se pueden instalar dentro de una vivienda y emplear como fuente de energía el aire que queremos renovar del interior (aire de renovación que expulsaríamos al exterior por ventilaciones), de un garaje o de la propia extracción de los baños. La ventaja de emplear el aire de la vivienda es que el rendimiento del equipo aumenta considerablemente (COP superior a 3). El coste de estas instalaciones es muy competitivo y rentable.

Sistemas VRV

Los sistemas “VRV” o de caudal variable de refrigerante son equipos formados por una o varias unidades exteriores y que distribuyen la energía a través de circuitos de gas refrigerante, al igual que los equipos aire-aire. La principal diferencia es que el sistema VRV dispone de una tecnología que le permite adaptar los caudales de refrigerante de la instalación a la demanda existente en cada momento, hecho que reduce notablemente el consumo energético. Con este sistema también tenemos la posibilidad de entregar potencia calorífica en unas zonas del edificio y refrigeración en otras al mismo tiempo, de manera que se “balancean” entre sí dichas necesidades de energía contrapuestas. Gracias al continuo avance de los equipos VRV hoy en día podemos cubrir las necesidades de calefacción, climatización y hasta producción de ACS de grandes edificios (hoteles, complejos deportivos, edificios de oficinas, etc.) con un único sistema y de gran eficiencia energética.

Ayudas y subvenciones.

“Según la Directiva 2009/28/CE, las energía aerotérmica, hidrotérmica y geotérmica capturadas por bombas de calor quedan consideradas como energías procedentes de fuentes renovables, aunque debido a que necesitan electricidad u otra energía auxiliar para funcionar, solo se tendrán en cuenta las bombas de calor cuya producción supere de forma significativa la energía primaria necesaria para impulsarlas.

En la actualidad, aunque en la Directiva está definida la fórmula para determinar la cantidad de energía captada por bombas de calor que debe considerarse energía procedente de fuentes renovables, todavía no han sido fijados por la Comisión las directrices para que los Estados miembros estimen los valores del calor útil total proporcionado por bombas de calor y el factor de rendimiento medio estacional para las diferentes tecnologías y aplicaciones de las bombas de calor, teniendo en cuenta las diferencias de las condiciones climáticas, especialmente en climas muy fríos.

Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, se ha estimado que la potencia actual de bombas de calor aerotérmicas, que cumplan con los requisitos que establezca la Directiva, será de forma aproximada la mitad del parque total de bombas instaladas y la previsión de evolución al año 2020 se ha considerado un incremento anual del 6% hasta el año 2013 y a partir de este año un incremento anual mayor motivado por la promoción de los sistemas de climatización a partir de fuentes de energías renovables junto con las medidas de eficiencia energética en edificios. Dentro de estas previsiones, quedan incluidas las aportaciones que se pudieran incorporar de proyectos de hidrotermia, aunque no se espera que esta cifra sea muy significativa.