Todo en Climatización Gree

Jaén Clima pionera en sistemas de climatización en Jaén y provincia, cuenta con las mejores marcas de climatización y entre ellas se encuentra Gree.

Disfruta del máximo confort con la tecnología más puntera.

Es el mayor fabricante de aire acondicionado del mundo. Su notable pasión por la tecnología y la apuesta por la innovación constante ha llevado a Gree a vender 1 de cada 3 máquinas de aire acondicionado del mundo.

Gama Doméstica de Gree

La más extensa variedad de formatos y modelos que puedas imaginar para la climatización del hogar, con la tecnología más innovadora y eficiente con todas las garantías de GREE.

Disponemos de Split de Consola, Split de pared y equipos portátiles. Gran variedad de modelos para elegir. ¡Pregúntanos por el tuyo!

Gama Comercial de Gree

La gama comercial de Gree, con su amplio abanico de unidades interiores y rangos de potencias de exteriores, ofrece las máximas prestaciones con los mejores niveles de eficiencia energética.

Tenemos diferentes unidades Interiores y Exteriores Multisplits de Gree, Aires tipo columna, cortina de aire y más, para negocios y espacios amplios.

Gama Industrial de Gree

La gama industrial de Gree está diseñada con tecnologías de vanguardia para garantizar la condiciones climáticas de grandes espacios de forma efectiva y optimizando el consumo.

  • Unidades Exteriores GMV5
  • Unidades Interiores GMV5
  • Conductos de Alta Capacidad
  • Aerotermia
  • Enfriadoras
  • Fancoils


Solicita Presupuesto para Aire Acondicionado o Bomba de calor

No dudes en contactar y pedir presupuesto sin compromiso.

Nuestro experto te recomendará el mejor fabricante y sistema para climatizar tu espacio con la mejor eficacia y ahorrando costes.

No deseo recibir comunicaciones comerciales o promocionales

No quiero que se almacenen mis datos



Calefacción con Suelo Radiante

Material Suelo Radiante

¿En qué consiste la Calefacción por suelo Radiante?

El calor radiante, también conocido como un sistema de calefacción por suelo radiante, puede ser la mejor opción para calentar toda su casa. En este artículo encontrará más información sobre cuándo, dónde y cómo utilizar un sistema de calefacción radiante.

¿Por qué recomendamos suelo radiante? Ventajas del calor en el suelo

Una de las mayores ventajas del suelo radiante es el hecho de que va en contra de la tendencia natural de que el aire caliente suba y disperse gran parte del calor de su hogar en ás áreas superiores de las estancias, donde no es necesario y no percibimos.

El calor que se desprende desde el suelo sube lentamente a la habitación con el paso del tiempo, en lugar de entrar apresuradamente a través del aire caliente, para una mejor distribución del calor. Además, como nos indican muchos clientes en Jaén Clima,  tener los pies calientes te ayuda a sentirte más cálido, así que en general necesitas calentar menos tu casa para estar confortable.

Al calentar más la mitad inferior de la estancia y menos la superior, el calor siente mejor y es mucho más eficiente en todos los aspectos.

<< Pide presupuesto de material de suelo radiante ¡sin compromiso!>>

¿Qué sistema debo instalar? Tipos de Suelo Radiante

Los sistemas de calor radiante se pueden instalar de tres tipos:

  1. El primero, conocido como aerotermia, basado en aire impulsado (donde el aire caliente transporta el calor a través de canales en el piso), rara vez se utiliza en los hogares.
  2. El segundo, de base hidrónica, tiende a ser el más eficiente, utilizando agua caliente para transportar el calor a través de una red de tuberías subterráneas.
  3. El tercer tipo, la calefacción radiante eléctrica, es a menudo menos eficiente que la calefacción hidrónica, con una excepción importante (que depende totalmente de su proveedor de energía eléctrica local).

Aquellos que viven en áreas donde el precio de la electricidad es más bajo durante las horas de menor consumo a veces pueden ahorrar mucho calentando sus viviendas con un temporizador nocturno y dejando que el calor se irradie lentamente a lo largo del día. Esto hace que los sistemas eléctricos de calefacción radiante sean mucho más rentables. Por lo tanto, si su factura de energía tiene este precio, es una opción que vale la pena investigar.

Sistema de Suelo Radiante Tradesa

Los sistemas de suelo radiante Tradesa, combinados con una caldera y/o mediante sistemas de captación de energía solar, distribuyen el agua a baja temperatura a través de una red de tuberías plásticas bajo el pavimento consiguiendo:

  • Confort: Distribución uniforme del calor.
  • Ahorro: Entre un 20-25%.
  • Funcionabilidad: No requiere mantenimento.

Sistema de suelo radiante EUROTHERM-TRADESA [euroflex]

euroflex tradesa

Sistema con panel aislante termoacústico moldeado de alta calidad que optimiza la resistencia a la compresión y que asegura la colocación fácil del tubo ya que posee un sistema de instalación de encaje entre los tetones para eliminar los puentes térmicos garantizando un buen aislamiento del suelo. La parte superior del panel euroflex revestido está protegido con un film rojo HIPS (conforme a norma EN 1264-4) que optimiza la resistencia y la protección a la deformación.

  • Aislante poliestireno exp.
  • Densidad ~25 Kg/m3
  • D 0,034 W/mK
  • Espesor 20/50 | 30/60 mm
  • Resist. a la compresion 150 kPa
  • Resist. térmica 0,55 m2 W/K
  • Tubo 16×1,8 | 18×2 | 20×2 mm
  • Paso 7,5 | 15 | 22,5 cm

Sistema de suelo radiante EUROTHERM-TRADESA EUROPLUS [europlus-flex]

europlus flex tradesa

El sistema europlus-flex se ha renovado incorporando una nueva funda optimizada de fibra de goma multicapilar aluminizada que aporta aún mejor sujeción del tubo sistematizado mediante clips tipo tacker e incorpora una tira autoadhesiva para facilitar el acoplamiento entre planchas sin necesidad de utilizar cinta cubrejuntas; lo que maximiza la facilidad de instalación.
Por otra parte, aporta una atenuación sonora de ALw 20dB.

  • Aislante poliestireno exp.
  • Densidad ~30 Kg/m3
  • D 0,034 W/mK
  • Espesor 20 | 27 | 44 mm
  • Resist. a la compresion 150 kPa
  • Resist. térmica 0,60 | 0,80 | 1,30 m2 W/K
  • Tubo 16×1,8 | 18×2 | 20×2 mm
  • Paso 5 | 10 | 15 | 20 cm

 

Solicita Presupuesto para Suelo Radiante

Sin compromiso, escríbenos y nos pondremos en contacto contigo de inmediato para ofrecerte precio para tu instalación.

Realizamos envíos 100% GRATUITOS e inmediatos a toda España peninsular de material para instalación de suelo radiante.

No deseo recibir comunicaciones comerciales o promocionales

No quiero que se almacenen mis datos

Estufas de Biomasa más eficientes [Cómo funcionan]

estufa de pellets jaen clima

Llegó el frío del otoño y luego más frío que vendrá con el gélido inverno. Jejeje bueno no hay que preocuparse ya que en Jaén Clima aportamos muchas soluciones para conseguir una estancia cálida y además eficiente.

Si ya eres usuario de las calderas y estufas de biomasa, ya habrás comprobado el alto confort que ofrece y su gran eficiencia energética por menos dinero en tu factura.

Y si aún no lo has probado, te animamos a estudiar tu espacio a calefactar porque a buen seguro, no te arrepentirás. (más…)

Termostatos Wifi. Qué son, beneficios y ¡Oferta Lanzamiento!

¿Qué es un Termostato WiFi?

Se conoce por termostatos wifi o inalámbricos a aquellos que cuentan con la posibilidad de ser controlados vía wifi o que se pueden conectar a la red. Estos permite que los usuarios puedan utilizar el smartphone o cualquier otro dispositivo digital a modo de termostato sin limitaciones (más allá de la necesidad de tener conexión a internet).

Son uno de los elementos principales del smart home u hogar inteligente. Permiten estar conectados en todo momento con el hogar y regular la temperatura para mantener el confort.

termostato wifi

(más…)

Chimeneas de Leña

Casi tan antiguo como la existencia del hombre es la utilización del fuego como medio de calefacción. El control sobre él dispuso a voluntad, de un medio practico para resguardarse de los crudos inviernos. Históricamente la leña ha sido el método mas tradicional de calefacción, aunque su utilización a cielo abierto siempre resto eficacia a su poder calorífico. El nacimiento de los hogares cerrados, primero en piedra y luego en fundición, comenzaron a aprovechar la verdadera potencia de la leña.

Enumerar las ventajas de la leña es mezclar sentimientos con elementos físicos. Así podríamos decir que:

• Es un elemento combustible sin poder de explosión. 
• Alto poder calórico de algunas especies.
• Elemento biodegradable aun después de su combustión.
• Imagen afectiva ligada al ambiente hogareño.
• Alto poder de fascinación visual.
• Afecta a varios aspectos sensitivos (olor,vista,tacto,oido).
• Precio razonablemente económico (incluso gratis).
• Poder de reunión ( imagen común de personas a su alrededor).
• Aspecto importante a tener en cuenta a la hora de tratar la leña es su humedad. La leña para poder ofrecernos sus mas altas cotas de poder calorífico ha de estar liberada en su mayor parte de ella. Para ello es importante respetar los tiempos de secado condicionados por el método de almacenamiento.
• Se recomienda un tiempo mínimos de 18 meses, preferentemente almacenandolos
a cubierto preparados en cuarteados mejor que no en leños.

Para esas condiciones y transcurridos esos meses la humedad inicial que podía ser de un 75% pasaría a ser del 15%(ver tabla adjunta) humedad suficientemente baja como para evitar los problemas de quemar leña sin secado previo:

• Leña con alto grado de humedad reduce su poder calorífico 
• Dificulta el encendido 
• Su combustión produce condensación y alquitrán en los conductos de humo. 

Supongamos el caso de tener 750 Kg. de leña recien talada. Con un 50% de humedad su poder calorifico equivaldria a 3 Kw/Kg. Empleando 375 Kg de peso para secar al cien por cien. Mientras que a los 18 meses su humedad se ha reducido a un 15% siendo su potencia calorifica de 4.6 Kw/kg. En el primer supuesto hemos empleado 1/3 de la potencia solo para secar la leña.

A parte de las consideraciones sobre los grados de humedad y su almacenamiento tambien deberiamos tener en cuenta el tipo de madera del que se compone la leña.

POTENCIA Y RENDIMIENTO

La eficacia de un hogar de leña se mide por su rendimiento y este a su vez determina el consumo. Factores ambientales pueden determinar la capacidad de calor que puede emitir un hogar, pero mas importante que las circunstancias exteriores serán las del propio aparato las que determinen su verdadera capacidad calorífica.

Los consumos de leña seca necesarios para obtener 10 Kw. de potencia útil variaran si se quema en un hogar abierto, en un recuperador de calor o en un hogar cerrado. Y así, para un hogar abierto emplearemos entre 10 a 20 Kg. de leña; en un hogar con recuperador 7.5 Kg. de leña y en un hogar cerrado de gran eficacia el consumo se reduce a tan solo 3.5 Kg. de leña.

Existen diversas formulas de calculo de potencia que contemplan variantes como el CO2, las temperaturas de los humos, el consumo horario, etc. Pero no existe una normativa vigente ni una norma de ensayo que puedan determinar con certeza los rendimiento y las potencias útiles de los aparatos, por lo que deberemos fiarnos de la confianza que nos otorgue el fabricante, siendo de corriente uso el desconfiar de aparatos que indiquen elevadas potencias y su precio sea muy inferior al del mercado, ello indicaría una baja calidad de sus materiales y posiblemente fugas continuas de calor por bajo aislamiento.

También hemos de tener en cuenta la situación global del aparato con respecto a la estancia. Una buena ubicación nos ayudara a añadir rendimiento al consumo de leña. La proximidad a huecos de escalera o tragaluces ralentizará el calentamiento de la estancia por la fuga del aire caliente a las estancias superiores.
La posibilidad de algunos hogares de incorporar sistemas de distribución de aire caliente nos ayudara a evitar esas fugas y direccionarlas a las estancias que deseemos.

¿QUE SISTEMA ELEGIR?

A la hora de elegir nuestra calefacción a leña hemos de tener en cuenta varias consideraciones:

1.- La existencia de una chimenea antigua

2.- La imposibilidad de colocar una chimenea.

3.- La posibilidad de instalar una chimenea.

Para el primer supuesto la decisión seria fácil: colocar un Insert. Este tipo de aparato convertirá nuestra vieja chimenea en un verdadero motor de calefacción. Su instalación no requiere obras, simplemente una pequeña preinstalación eléctrica y unos ladrillos refractarios para hacer el cerramiento. Con este aparato podemos alcanzar hasta unas potencias de 9 Kw. siendo su capacidad de calentar hasta 150 m2 para una casa bien aislada. Sus turbinas recogen el aire frío pesado y lo transforma en calor a través de sus conductos internos sin posibilidad de mezclarse con el humo.
Para el caso de no disponer de chimenea y no poder instalarla, recomendaríamos la instalación de hogares con salida de humos controlada y de colocación exterior. Hoy el mercado dispone de cientos de modelos; desde los mas simples de chapa hasta las chimeneas decorativas con horno incorporado, puertas de vidrio, chapas laterales decoradas en una inmensidad de colores, etc. 
La colocación es simple, debemos buscar una ubicación correcta en la estancia, cercana a una pared con salida al exterior, realizar un agujero del diámetro de los tubos de conducción de salida de humos y conectarlos a ella. En poco tiempo dispondremos de un aparato de calefacción que además será un elemento decorativo mas de la estancia.

Si se da la circunstancia de no disponer de una chimenea tradicional y si disponer de suficiente espacio para colocarla, no debemos pensar en realizar grandes obras para poder disponer de un magnifico hogar cerrado como fuente de calefacción.
Las principales firmas del sector disponen de chimeneas prefabricadas que se suministran con todos los útiles de montaje. Estos prefabricados ocultaran las tuberías de salida de humo, conducción de aire caliente y la parte menos estética del hogar que escojamos.
Podremos insertar hogares con un cristal transparente frontal; con cristales frontales y laterales; con distribuidores de aire, etc. Convertiremos un espacio inútil de nuestra habitación en una fuente de calor para toda la casa, ya que nos permite distribuir el aire caliente mediante conducciones a cualquier lugar de nuestra casa. manteniendo siempre la estética del fuego y la limpieza de una chimenea completamente cerrada.

Con todas estas opciones, además de lo ya mencionado, tendremos la ventaja del bajo consumo que se requiere para el mantenimiento de una potencia calorífica constante, por la falta de fugas de calor al estar las cámaras completamente cerradas, por el control de la entrada de aire a la cámara de combustión y por el material propio del que están fabricados los hogares.

Ahorro en la calefacción

Depósitos de Gasoleo

Deposito Modular
Euro Depósito

A los españoles se nos va en calefacción el 44% de la energía que empleamos en casa, que es mucha. Los consumos en el hogar suponen algo más de la cuarta parte de toda la energía que se gasta en España, según elInstituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE). Por eso, utilizar de forma racional la calefacción es bueno tanto para el bolsillo como para el medio ambiente. 

Hubo un tiempo en que, como cuenta el escritor satírico Julio Camba, Madrid era la ciudad más fría de Europa. Y es que, mientras los habitantes de Londres, París y Berlín disfrutaban de sus calefacciones, muchos madrileños no disponían de dinero para comprar el carbón que alimentaba sus estufas. Hoy las cosas han cambiado y, aunque un 7% de los españoles todavía no tiene calefacción, la mayoría podemos estar calientes en casa aunque el termómetro registre temperaturas bajo cero en el exterior. No hay duda de que con la introducción de la calefacción en nuestros hogares hemos ganado en calidad de vida. Pero esta ganancia tiene un precio, y no sólo económico: la repercusión en el medio ambiente (efecto invernadero, lluvia ácida y contaminación atmosférica) de las emisiones de dióxido de carbono, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno.

Afortunadamente, las estufas de carbón que tanto envidiaban nuestros mayores, aunque todavía suponen el 7 % de las calefacciones, están en retroceso: ya no se instalan y las que existen van sustituyéndose poco a poco. Porque, además de ser las de menos potencia calorífica, el carbón es un combustible fósil contaminanteporque contiene grandes cantidades de carbono y azufre, lo que acaba convirtiéndose en CO2 -causante del efecto invernadero- y SO2, un gas muy contaminante que provoca la lluvia ácida. 

La calefacciones eléctricas, que representan el 11% del total, resultan muy caras.

El gasóleo es cada vez menos contaminante: sus contenidos de azufre se han reducido hasta límites muy bajos; un ejemplo es el gasóleo repsol-energy que sólo contiene un 0,15%, menos incluso del 0,2% legalmente permitido. Además, el gasóleo tiene hoy en día un poder calorífico mayor (6%) y funciona mejor a temperaturas bajas (11 grados bajo cero). Este sistema de calefacción es más recomendable para chalets o viviendas grandes, porque necesitan instalarse, además de la caldera y los radiadores, un depósito de gasóleo y una chimenea. 

Por otro lado están las instalaciones para butano y propano, gases licuados procedentes del petróleo (GLP), cuya contribución a la contaminación atmosférica es también pequeña. El butano se suministra en diferentes bombonas, entre ellas, la tradicional de 13 kg de capacidad, que incluso han dado nombre a un color. El butano constituye la única entrada de energía, aparte de la electricidad, en infinidad de hogares. El propano está menos extendido, a pesar de que ofrece mejores prestaciones que el butano para usos domésticos cuando se requiere mayor consumo (cocina, agua caliente sanitaria, calefacción); además, soporta bien las bajas temperaturas si las bombonas tienen que estar a la intemperie. Hoy en día estos tres sistemas, cuya energía calorífica procede de productos petrolíferos, representan más del 30% del total de los consumos para calefacción (algo más del 20% el gasóleo y los GLP un 11%). 

Dentro de las energías tradicionales, otra opción es el gas natural, que emite diez veces menos óxidos de nitrógeno y la mitad de CO2 que un sistema eléctrico, y apenas produce SO2. Pero aunque va a más, el gas natural sólo alimenta actualmente el 6% de las calefacciones. 

En cuanto a las otras fuentes, puede elegirse entre las estufas de combustión de biomasa, que funcionan con pellets procedentes de la limpieza de los bosques y residuos de la industria maderera, y la instalación de un sistema alimentado con energía solar fotovoltaica, aunque el porcentaje suministrado para calefacción por las energías renovables sigue siendo muy bajo.

Independientemente del combustible elegido, el IDAE recomienda los sistemas de calefacción colectiva pero pago individualizado. Permiten reducir el consumo respecto a las calderas unifamiliares y la compra del combustible suele ser más barata. Además, se propicia el ahorro ya que cada usuario paga únicamente por su consumo, con lo que se resuelve el principal inconveniente de los antiguos sistemas de calefacción colectiva.

CONSEJOS IDAE PARA EL AHORRO

El aislamiento en fachadas, ventanas y puertas es nuestro principal aliado. Una vivienda bien aislada puede ahorrar entre un 30 y un 50% en calefacción. Sólo con la instalación de burletes adhesivos en puertas y ventanas las pérdidas de calor se reducen en un 10%. 

No olvides que el 40% de las fugas de calor se produce por ventanas y cristaleras. Si instalas dobles ventanas ahorrarás un 20% de energía. Más eficaz aún es el doble acristalamiento con cámara de aire en su interior, conocido como Climalit, que evita escapes de hasta el 40%. 

Lo ideal es mantener la temperatura de casa entre los 20º y 23º C, así que no abuses de la calefacción: estar en casa en mangas de camisa en pleno invierno es incoherente con el ahorro: por cada grado que aumenta la temperatura de tu casa, tu calefacción consume de un 5% a un 7% más de energía.

Aunque los niños y personas mayores pueden necesitar algo más, para dormir suele ser suficiente una temperatura entre 15ºC y 17ºC. Apaga la calefacción por la noche, incluso una hora antes de irte a la cama, y no la enciendas por la mañana hasta que la casa esté ventilada y se hayan cerrado las ventanas. Por cierto, para ventilar correctamente una habitación,10 minutos son más que suficientes.

Si tenéis calefacción colectiva, en lugar de abrir las ventanas cuando hace demasiado calor, es preferible cerrar la llave de los radiadores. Cierra también los radiadores que no necesites para mantener el bienestar y apaga completamente la calefacción si la casa va a estar desocupada más de un día.

Instala termostatos en los radiadores o un regulador para la caldera. Son fáciles de colocar (los instala un fontanero) y se amortizan rápidamente.

Y facilítale al calor su entrada y su circulación. Abre persianas y visillos para aprovechar el calor de la luz natural y no tapes los radiadores con cortinas, muebles, etcétera.

Salida de gases estufas de pellet

Como todo sistema de combustión, las estufas de pellet generan gases a causa de la quema del combustible.

Todas las estufas de pellet tienen un sistema de evacuación de gases que está situado en la parte trasera de la estufa y será necesario llevar estos gases fuera de la casa mediante la instalación de unas tuberias de evacuación. Estas tuberías tendrán por norma general un diámetro de 80 mm.

A la hora de instalar la salida de humos, hemos de tener en cuenta:

  • El material de las tuberías suele ser de acero inoxidable o tubos galvanizados de chapa o de hierro. Los tubos de acero inoxidables son más económicos, más bonitos y más ligeros. Es importante también que todas las juntas de la instalación tengan sus gomas para un mejor resultado.
  • Podemos utilizar un máximo de tres metros de longitud en horizontal. En vertical y diagonal se podrán utilizar los metros que queramos. Esto es para evitar la condensación de gas en los metros horizontales.
  • Este sistema de ventilación no aporta calor a la casa por lo que no servirá de nada que la recorra. Es mucho mejor que vaya lo más rápido posible a la calle.
  • Es recomendable hacer  la salida de humos por el mismo muro donde coloquemos la estufa por la fachada y no subir al tejado taladrando las losas de la planta.
  • Las estufas de biomasa expulsan su gases a través de unas turbinas por lo que no hace falta un tramo en vertical para sacarlos, como en el caso de las chimeneas abiertas, pero conviene tener un tramo (de 1 o 2 metros) en vertical para ayudar a la expulsión de gases y sobre todo para poder colocar un registro que suele ser una “T” de tortuga donde se caerán las cenizas, suciedad y humedad condensada. Esta caja de registro evita que llegue a la estufa agua, suciedad o cualquier bicho que sete meta en la tubería de la máquina.
  • Si tenemos que subir la salida al tejado, si tu salida es a tu propio terreno o a un patio interior, no te preocupes, puedes terminar la chimenea de la estufa como si fuera un termo de gas, s decir, en salida horizontal con su rejilla correspondiente. Eso sí, que no haya una ventana justo encima de dicha salida.
  • La combustión de las estufas de pellet es bastante limpia, los gases que salen no son muy oscuros y no manchan como los de las chimeneas y las estufas de leña. Las estufas de biomasa expulsan  sus gases a través de una turbina, por lo que el humo cuando sale por la chimenea al exterior casi no se ve.
  • Ahora si vives en un bloque de pisos debes tener en cuenta la normativa para salida de gases. Para los tramos exteriores de la instalación tenemos que tener en consideración la normativa de climatización. Extracto de humos y ventilación de cocinas UNE 100165: 2004.

Elementos Radiadores

La calefacción caldea la casa mediante una caldera, que calienta agua que circula por tuberías que conectan radiadores adecuadamente repartidos. Estos dispositivos son intercambiadores de calor concebidos para elevar la temperatura de una estancia. Una bomba de circulación impulsa el agua caliente procedente de la caldera hacia estos aparatos.

El calor se intercambia por convección, la convección es una transferencia de calor que se caracteriza porque se produce a través de un fluido (aire o agua) que transporta el calor entre zonas con diferentes temperaturas. Así, el aire de una habitación, al calentarse, aumenta de volumen de modo que disminuye su densidad y asciende, desplazando el fluido que se encuentra en la parte superior y que está a menor temperatura. Convección en sí es el transporte de calor por medio de las corrientes ascendente y descendente del fluido.

La cantidad de calor disipado varía según la diferencia de temperaturas existente entre la superficie del radiador y el ambiente a su alrededor. También es diferente superficie de intercambio es grande y existe gran diferencia de temperatura el intercambio será mayor según el tamaño de la propia superficie en contacto con ese ambiente.

La calefacción por emisores de calor (radiadores) es la más utilizada ya que se pueden instar las tuberías por el exterior, con lo cual se necesita una mínima obra lo que conlleva a menores molestias.

Tipos de Radiadores

En la actualidad existen cuatro tipos fundamentales de radiadores basados en su estructura. Se distinguen entre sí por el material de su fabricación.

  • Radiadores de hierro fundido. Este es el tipo “clásico”, el radiador de toda la vida. Al ser los más antiguos también son los más ineficaces: tardan mucho en condensar el calor necesario para su emisión, y al mismo tiempo también tardan en enfriarse una vez apagados. Son los menos demandados en la actualidad puesto que han quedado obsoletos frente a otros modelos mucho más modernos.
  •  Radiadores de chapa de acero. Son la evolución inmediata de los de hierro. Aunque en un principio tenían el inconveniente de ser menos duraderos en la actualidad este aspecto se ha trabajado y mejorada mucho. Su gran ventaja es que se trata de aparatos bastante baratos.
  • Radiadores de aluminio. Más costosos que los anteriores, pero con la importante característica de su mayor durabilidad. Asimismo, tiene un tiempo de calentamiento mucho menor. Esta es sin duda una de las mejores opciones que puedes encontrar en el mercado a día de hoy ya que son más eficaces y duran más años.
  • Radiadores de tubo de acero. Son los más recientes, creados al hilo de las nuevas tendencias en decoración. Combinan su utilidad con su componente estético, que hasta ahora era un problema para quienes deseaban que todos los elementos de su hogar estuvieran en consonancia. Los radiadores de tubo de acero se caracterizan por su forma más estilizada y su variedad de diseños. Así que si lo que estas buscando es algo mas estético esta es la mejor opción.

También podemos distinguir radiadores dependiendo del tipo de combustible.

  • Eléctricos. Es uno de los sistemas más sencillos y prácticos porque van conectados directamente a nuestra red eléctrica. Dentro de la gama que existen de radiadores eléctricos, los hay con ruedas o fijos. Si te decides por este tipo de calefacción es mejor que instales además un termostato. Obtendrás un mayor rendimiento.
  • Circuito de agua caliente. Estos radiadores precisan de una instalación de tuberías que calientan el agua. En algunas viviendas nuevas ya se ofrece la posibilidad de tener preinstalación en la casa. De esta forma ya no tendrás que realizar ninguna obra, nada más que conectar los radiadores a esos salientes.

Sistemas de calefacción

Calefacción monotubular

Este sistema esta formulado por una tubería que sale de la caldera y va hasta el primer radiador donde realiza el circuito, de este sale otro tubo que va hasta el segundo y así sucesivamente hasta que regresa a la caldera.

El sistema monotubular es el menos instalado ya que tiene muchas pérdidas de calor al circular el agua caliente por todos los radiadores antes de llegar a la caldera.

Este sistema se puede instalar en viviendas pequeñas donde los recorridos de la instalación son cortos y los radiadores pequeños, con lo cual las pérdidas son menores y no se aprecian.

Calefacción bitubular

El circuito de calefacción bitubular como su nombre indica consta de dos tuberías; una de ida y otra de retorno.

La tubería de ida lleva el agua caliente de la caldera al radiador donde hace el circuito y sale a la tubería de retorno de vuelta a la caldera.

Con este sistema las pérdidas de calor son mínimas ya que el agua caliente solo realiza el circuito en un radiador.

Este sistema se puede realizar de tres formas:

  • Convencional. En la instalación convencional la tubería se puede llevar tanto por el exterior como empotradas, consta de las dos tuberías en paralelo realizando el recorrido por todos los radiadores.
  • Por colector. Por colector las tuberías de ida y retorno van de la caldera a un colector desde donde salen los tubos a cada uno de los radiadores. Este sistema se instala en obra empotrando la instalación debido al mayor número de tuberías que necesita. La ventaja de este sistema es que el número de soldaduras y empalmes en la instalación es mucho menor, ya que desde el colector a cada uno de los radiadores el tubo va de una sola pieza.
  • Compensada. La calefacción compensada es parecida a la convencional con la diferencia de que en el circuito de la compensada el tubo de ida conecta con el primer radiador y el de retorno inicia del circuito por el final.

La instalación

Lugar de la instalación.

Los emisores deben instalarse en la pared más fría con el fin de obtener una temperatura uniforme en todo el local. Se instalarán a una distancia mínima del suelo (10 cm) y de la pared (4cm).

Si colocamos los emisores en nichos o repisas las potencias caloríficas quedaran reducidas, en los nichos 7% y en las repisas 4%.

Para compensar esta reducción, deberemos incrementar el tamaño de los radiadores.

Fijación.

Cuando los emisores son radiadores, la cantidad de soportes a colocar dependerá del número de elementos que tenga el radiador.

Cuando los emisores sean paneles los soportes a colocar serán de dos tipos:

  • Fijación superior.
  • Fijación inferior.

La cantidad de soportes en este caso dependerá de la longitud del panel.

Accesorios.

En todos los emisores se instalará:

  • Un purgador de aire.
  • Una llave de reglaje en la entrada del emisor para poder abrir o cerrar y obtener una regulación del caudal de agua que entra a los emisores.
  • Un enlace detentor que se instalara a la salida de cada emisor y que juntamente con la llave de reglaje permitirá desmontar el emisor sin necesidad de vaciar el agua de la instalación.

Para la instalación de dichos accesorios utilizaremos las reducciones y tapones correspondientes.

Mantenimiento

Para el mantenimiento de los radiadores en necesario purgarlos si llevan tiempo sin usarse, o incluso durante el inviernos.

Purgar consiste en extraer el aire que haya podido quedarse en su interior. Es necesario purgar todos los radiadores de la casa porque el aire podría pasarse de unos a otros. Comienza por los más cercanos a la caldera.

El proceso es muy sencillo. Coloca un pequeño recipiente para coger el agua, después abre la boquilla de purga de la parte superior del radiador, mantenla abierta hasta que salga todo el aire y comience a salir agua, momento en el que deber volver a cerrar.

También resulta conveniente limpiar los radiadores de forma periódica.

Instalaciones de gas

Definiciones

  • Instalaciones de gas canalizado: son aquellas instalaciones en las que el gas suministrado se distribuye mediante tuberías desde los centros de extracción o producción (gas natural).
  • Instalaciones de gas envasado o a granel: son aquellas instalaciones en las que el gas suministrado tiene que estar almacenado en la vivienda o en sus proximidades (bombonas o depósitos).

Puesta a punto necesaria y obligatoria

En la mayoría de los hogares españoles existen instalaciones de gas canalizado o de gas envasado (butano, propano, etc…) que, con la llegada del invierno y el encendido de las calefacciones, van a tener que estar a pleno rendimiento. Por eso, es necesario asegurarse de que han pasado las correspondientes revisiones e inspecciones y están al día.

El titular de la instalación (el propietario del inmueble) o los usuarios (arrendatarios) son los responsables de su mantenimiento, conservación y buen uso. Consumadrid recuerda las obligaciones que tiene el consumidor para que sus instalaciones tengan un correcto funcionamiento.

El usuario de gas canalizado debe:

– Hacer una inspección periódica de sus instalaciones cada cinco años. La empresa distribuidora tiene la obligación de avisar al titular con, al menos, cinco días de antelación y de mandar un inspector. Si no fuera posible esa primera visita, el distribuidor concertará una segunda fecha. La inspección la paga el consumidor, que recibirá el cargo en la siguiente factura de gas.

En el caso de tener gas envasado, el usuario debe:

– Hacer una revisión periódica cada cinco años. El titular debe buscar una empresa instaladora de gas autorizada para que lleve a cabo la revisión. Será abonada por el usuario.

Si se consume gas propano, la revisión periódica es distinta de las anteriores. Se puede consultar toda la información necesaria en la web de la Comisión Nacional de Energía.

Independientemente de las inspecciones periódicas de las instalaciones, el consumidor debe realizar anualmente y a su cargo, una revisión del correcto funcionamiento de su instalación térmica (caldera, radiadores, equipos de aire acondicionado, etc.). En el caso de las instalaciones domésticas individuales (potencia inferior a 70 kW), se debe tener en cuenta que:

  • No es necesario suscribir un contrato de mantenimiento.
  • El precio de las operaciones de mantenimiento es libre y lo abona el usuario.

Comprobar la seguridad

Tanto la inspección como la revisión tienen como objetivo comprobar que las zonas comunes y las propias de los usuarios cumplen con las condiciones de seguridad establecidas en la ley:

– Estanqueidad de la instalación receptora.

– Verificación del estado de conservación.

– Verificación de la combustión de los aparatos.

– Evacuación de los productos de la combustión: las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas de ventilación para que el gas no se concentre en la vivienda en el caso de una mala combustión.

Una vez realizadas las revisiones, el inspector debe cumplimentar y entregar al usuario un certificado. Si se detecta alguna fuga u otra anomalía considerada principal , se interrumpe el suministro de gas y se precinta la instalación. El titular o el usuario deben corregir el fallo, a través de un instalador de gas o servicio técnico autorizado. Si se trata de una anomalía secundaria, el usuario tiene quince días naturales para solventarlo.

Consejos

– Asegúrese de que tanto la nueva instalación, como cualquier modificación o revisión, la realiza un instalador de gas autorizado, que forme parte de una empresa autorizada registrada en la Dirección General de Industria, Energía y Minas (teléfono: 91 580 21 94 / 91 580 21 00), perteneciente a la Consejería de Economía y Hacienda.

– Puede comprobar la identidad de ese instalador, solicitándole su carné oficial de instalador o cerciorándose de si su nombre o el de su empresa están inscritos en el registro oficial pinchando aquí.

– Verifique también si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo pinchando aquí. Si no lo está y, sin embargo, está utilizando el logodenúncielo en la Dirección General de Consumo.

– Si la empresa no le ha avisado con antelación de la visita a su domicilio de un instalador para llevar a cabo la inspección ni usted ha llamado para que acudan a realizar la revisión periódica, no deje pasar a nadie que pretenda revisar su instalación, aunque le amenace con cortarle el gas: se podría tratar de un fraude.

– Conserve las instrucciones de uso, mantenimiento, peligrosidad o condiciones de seguridad de los aparatos.

– Vigile que la combustión de los aparatos de gas sea la correcta: la llama debe ser de color azul y no amarilla. Si observa algún problema, solicite una reparación a una empresa autorizada.

– Hay que estar pendiente de la fecha de caducidad de los elementos de las instalaciones y sustituirlos antes de que se cumpla esa fecha.

– No obstruya nunca las rejillas o salidas de ventilación.

– Si huele a gas, abra las ventanas y puertas, no encienda una llama o una chispa y no accione interruptores eléctricos. Avise a la empresa distribuidora ante cualquier inquietud.

– Conserve el último certificado de revisión que haya realizado.

Reclamaciones

Si se tiene algún problema con la empresa que realiza la inspección, se puede reclamar. En el caso de que la controversia esté relacionada con el resultado de la inspección en cuanto a calidad, seguridad, etc. de las instalaciones y máquinas, habría que dirigirse a la Dirección General de Industria, Energía y Minas.

Si existe disconformidad con la factura, con una falta de información obligatoria, con una publicidad ilícita o engañosa o con las condiciones del contrato, el organismo competente es la Dirección General de Consumo.

Derechos y deberes de los usuarios

DERECHOS

Usuarios de gas canalizado: la empresa distribuidora realiza, cada cinco años y con cargo al usuario, una inspección periódica, con el fin de comprobar que las zonas visibles de las instalaciones de gas cumplen con las condiciones sobre seguridad establecidas en la normativa técnica vigente. El coste de esa inspección se le cobra al consumidor en la siguiente factura de gas.

Usuarios de gas envasado: es el usuario el que debe contratar con una empresa instaladora de gas habilitada la revisión periódica de sus instalacionescada cinco años. Además, en el caso de que disponga de un depósito de almacenamiento de propano a granel, la empresa instaladora también debe revisar el depósito y, cada 15 años, tiene que realizar una prueba de presión. Todas las revisiones las abona el usuario.

Derecho en relación con la prestación del servicio del instalador

Las nuevas instalaciones, modificaciones o revisiones han de realizar porinstaladores de gas habilitados integrados en empresas instaladoras habilitadas que estén registradas en la Dirección General de Industria, Energía y Minas perteneciente a la Consejería de Economía y Hacienda. En este registro se puede consultar cualquier empresa que esté registrada, bien sea para asegurarse de que lo está o para saber con cual puede contratar un servicio.

La realización de cualquier instalación o modificación se someterá al mismo régimen que las prestaciones de los servicios a domicilio, de forma que los derechos de información, presupuestos previos, facturación etc. se mantienen para estos tipos de servicios.

  • Instalador de gas habilitado: persona que dispone de la formación que le acredita como apto para la realización, reparación y revisión, entre otras, de instalaciones de gas.

Derecho a la seguridad de la instalación

Para proyectar, construir, ampliar, reformar o revisar cualquier instalación de gas se establecen unas medidas de seguridad mínimas garantizando de esta manera un buen servicio en materia de seguridad. Entre otras medidas, se pueden recoger las siguientes:

  • El diseño y dimensiones deben ser tales que garanticen el adecuado flujo de gas.
  • Todos los materiales y accesorios utilizados, deben cumplir con las normas UNE vigentes.
  • Las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas o salidas de ventilación para que, en el caso de una mala combustión, los productos tóxicos no se concentren en la vivienda.

DEBERES

Deber de mantenimiento

Es obligación de los titulares y usuarios de las instalaciones de gas mantenerlas en perfecto estado de conservación y usarlas adecuadamente.

Los elementos de las instalaciones que tengan fecha de caducidad deben ser sustituidos antes de que finalice. Las fechas de caducidad estarán grabadas en los propios elementos.

Además, el Reglamento de Instalaciones térmicas en los Edificios (RITE) contempla que se debe realizar un mantenimiento periódico de toda la instalación térmica (caldera, radiadores, equipos de aire acondicionado, etc.) una vez al año. En el caso de las instalaciones domésticas individuales (potencia inferior a 70 kW), se debe tener en cuenta que:

– No es necesario suscribir un contrato de mantenimiento.

– El precio de las operaciones de mantenimiento es libre y lo abona el usuario.

Deber de realizar revisiones periódicas de las instalaciones contratando a una empresa instaladora habilitada

El titular de una instalación de gas envasado está obligado a contratar con unaempresa instaladora habilitada, la realización de una revisión periódica, cada cinco años, con el fin de que se compruebe:

  • La estanqueidad de la instalación receptora.
  • Verificación del estado de conservación y combustión de los aparatos.
  • Evacuación de los productos de la combustión (chimeneas y tubos de evacuación).
  • Ventilación: las instalaciones tienen que ir acompañadas de rejillas de ventilación para que los productos tóxicos no se concentren en la vivienda en el caso de una mala combustión.

Una vez realizada la revisión periódica, si no se ha detectado ninguna anomalía, se le entregará al usuario un certificado de revisión. En el caso de que se detecte alguna, se debe cumplimentar y entregar al usuario un informe de anomalías, que deben ser subsanadas por el consumidor contratando los servicios de una empresa instaladora habilitada o contactando con el servicio de asistencia técnica del fabricante, si el fallo está en el aparato.

  • Anomalía principal: es aquel problema detectado que, por su carácter, tiene que ser subsanado en el momento de la detección; si eso no puede ser así se procederá al corte total o parcial del suministro.
  • Anomalía secundaria: es aquel problema detectado cuya gravedad no exige el corte del suministro.

Deber de permitir la realización de la inspección periódica por parte de la empresa distribuidora

El titular de una instalación de gas canalizado tiene la obligación de consentir la realización, por parte de la empresa distribuidora, de una inspección periódica, que consiste en comprobrar que las zonas comunes y las propias del usuario cumplen con las condiciones de seguridad establecidas por la ley:

· Estanqueidad de la instalación receptora.

· Verificación del estado de conservación.

· Combustión higiénica de los aparatos.

· Correcta evacuación de los productos de la combustión.

Una vez realizada la inspección, el personal que la ha llevado a cabo debecumplimentar y entregar al usuario un certificado.

En el caso de que se detecte alguna anomalía y no pueda ser corregida en el momento, se debe interrumpir el suministro de gas y precintar la parte de instalación o aparato afectados.

Las fugas detectadas en las instalaciones son consideradas anomalía principal. Por otro lado, los problemas de estanqueidad se califican como defectos secundarios, y se dará un plazo de 15 días naturales al usuario para que los subsane. Para ello, el consumidor debe contratar los servicios de una empresa instaladora habilitada o, si la anomalía se encuentra en el aparato, contactar con el servicio de asistencia técnica del fabricante. La empresa que subsana los defectos debe entregar un justificante de corrección de anomalías. El usuario tiene que enviar copia del justificante a la empresa distribuidora.

La página web de la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid ofrece a los usuarios información sobre el ahorro de energía, plan renove de calderas, etc. Además, pone a disposición de los ciudadanos un apartado de preguntas más frecuentes sobre las instalaciones de gas (revisiones y calderas). Se puede consultar pinchando aquí.

Obligaciones de las empresas instaladoras y suministradoras

Obligaciones de las empresas instaladoras

  • Estar dada de alta en el registro de la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid.
  • Tener personal cualificado para la realización de las nuevas instalaciones, modificaciones revisiones, etc. siguiendo para ello las normas de actuación y seguridad vigentes.
  • Expedir los certificados de revisión o de nueva instalación cuando proceda y no exista ningún defecto en la instalación.

Obligaciones de las empresas suministradoras de gas canalizado.

  • Mantener en perfecto estado la red de canalización del gas.
  • Realizar cada cinco años una inspección de sus instalaciones avisando al usuario con, al menos, cinco días de antelación y de mandar un inspector. Si no fuera posible esa primera visita, el distribuidor concertará una segunda fecha. La inspección la paga el consumidor, que recibirá el cargo en la siguiente factura de gas.
  • Llevar un registro de las últimas inspecciones periódicas que se han realizado a los usuarios.
  • Disponer de un servicio permanente de consultas, reclamaciones y atención de incidencias.

Obligaciones de las empresas suministradora de gas envasado o a granel

  • Avisar a los usuarios de la fecha en que deben efectuar por su cuenta la revisión periódica.
  • Llevar un registro de todas las revisiones periódicas efectuadas por los usuarios.
  • Disponer de un servicio permanente de consultas, reclamaciones y atención de incidencias.

Consejos

En los últimos tiempos se han observado prácticas por parte de empresas fraudulentas, que con la excusa de hacer revisiones supuestamente necesarias y advirtiendo de que se cortará el gas, cobran por supuestas inspecciones o revisiones generalmente superfluas, servicios que en realidad no son necesarios.

Por tanto, en caso de que recibamos en nuestro domicilio una visita de esta naturaleza, lo más aconsejable es:

  • No dejar pasar al personal en nuestro domicilio.
  • Informarnos telefónicamente ante nuestra empresa suministradora sobre la existencia de algún tipo de campaña programada, y así saber la pertenencia de esas personas a la empresa distribuidora.
  • Se puede solicitarel carné profesional que le acredite como instalador autorizado.
  • Se debe tener en cuenta que la empresa distribuidora debe preavisar, tanto para realizar las inspecciones a su cargo (gas canalizado), como para las revisiones a cargo del titular o usuario de la instalación.

No obstante, en caso de surgir cualquier duda, lo mejor es rehusar el servicio y una vez que estemos debidamente asesorados, actuar en consecuencia. La Comunidad de Madrid aconseja, a los titulares o usuarios de las instalaciones de gas, seguir una serie de recomendaciones cuando precisen realizar una revisión de gas:

  • Solicitar un presupuesto previo, donde se desglosen los tiempos de mano de obra, desplazamientos, servicios prestados en condiciones extraordinarias y precio de las piezas.
  • Desconfiar de las ofertas que aparecen mediante anuncios en los portales para la revisión de instalaciones de gas. Puede comprobar si la empresa que se anuncia está autorizada por la Dirección General de Industria, Energía y Minas. 
  • Verificar que cumple con la normativa vigente: comprobar los datos del prestador del servicio, y específicamente que la empresa cuente con el certificado de empresa instaladora de gas de la Dirección General de Industria Energía y minas de la Comunidad de Madrid y su certificado de empresa de instaladores de gas.
  • Recuerde que el cargo de la inspección se paga en la siguiente factura de gas. En caso de que le exijan abonarlo en el momento, solicite la factura por si tiene que poner una reclamación.
  • La revisión periódica supone la emisión de un certificado que indique que la instalación es conforme con las condiciones exigidas por las normas. La emisión de este certificado no supone un coste alguno para el usuario.

Para una mejor seguridad en el mantenimiento y uso de las instalaciones de gas se aconseja a los usuarios de dichas instalaciones lo siguiente:

  • Utilizar y conservar correctamente los aparatos de gas guardando las instrucciones de uso, mantenimiento, peligrosidad o condiciones de seguridad de dichos aparatos.
  • Vigilar que la combustión de los aparatos de gas sea la correcta; para ello la llama debe ser de color azul y no amarilla. Si advierte algún problema o el aparato no funciona correctamente, solicite su reparación al servicio de asistencia técnica o a un instalador autorizado.
  • Vigilar el estado de los elementos de las instalaciones y su fecha de caducidad, si la tuviera.
  • No obstruir nunca las rejillas o salidas de ventilación.
  • Si se advierte olor a gas, mantener abiertas puertas y ventanas, no producir llamas ni chispas y no accionar interruptores eléctricos. Ante cualquier problema es conveniente ponerse en contacto con las empresas distribuidoras.
  • No colocar el gas envasado en zonas próximas a altas temperaturas (fuegos, hornos, etc.).
  • Conservar el último certificado de revisión periódica que haya realizado.

Bombas de calor

Las bombas de calor son equipos que toman energía del medio ambiente, i.e. aire, suelo o agua, y la transforman en energía utilizable en calefacción. Habitualmente están alimentadas con corriente eléctrica y en menor medida con motores a gas. La ventaja es que, por ejemplo, una bomba de calor con un coeficiente de eficiencia (COP) de 4,0 genera 4 W de energía en calefacción utilizando solamente 1 W de energía eléctrica sin costes adicionales.

Circuito cerrado.

El principio técnico de la bomba de calor se basa en una inversión del principio funcional de un frigorífico: un medio refrigerante extrae el calor del medio ambiente y se evapora a continuación. Después se comprime el refrigerante en un compresor. El calor acumulado se transfiere al agua de calefacción, condensándose de nuevo el medio refrigerante y completándose el ciclo a través de la expansión para poder volver a tomar energía del medio.

Un tándem muy potente.

Las bombas de calor constituyen una alternativa muy eficiente, especialmente cuando se combinan con elementos emisores de baja temperatura adecuadamente dimensionados (superficies radiantes –suelos, paredes, techos-, fancoils, radiadores de baja temperatura, etc.), que no precisan temperaturas de salida muy elevadas y trabajan en periodos continuados y de alta inercia.

Sin apenas emisiones.

Las bombas de calor eléctricas no generan emisiones in situ y pueden utilizar para su funcionamiento electricidad generada mediante fuentes renovables, como hidráulica, eólica, fotovoltaica, etc.

Bombas de calor tierra-agua.

Utiliza un líquido, generalmente agua y anticongelante, para extraer el calor del subsuelo y transferirlo después al agua de calefacción. Alcanzan elevados rendimientos anuales (COP), claramente por encima de 5, y muy por encima en el caso de realizar enfriamiento gratuito aprovechando directamente la temperatura del terreno. Cuentan con sondas verticales y colectores horizontales que toman el calor del suelo o los potenciales térmicos del agua subterránea. Este tipo de bombas de calor están disponibles con o sin acumulador de agua caliente sanitaria incorporado. Gracias a las funciones de refrigeración pasiva o activa también se pueden aprovechar para refrigerar estancias sobrecalentadas en verano.

Bombas de calor agua-agua.

Dado que este tipo de bomba de calor aprovecha el nivel prácticamente constante de la temperatura del agua subterránea, alcanza máximos índices anuales de funcionamiento superiores incluso al anterior grupo, dada la mayor capacidad de intercambio del agua frente al terreno. Se requiere para ello un evaporador especialmente resistente a la corrosión. Este tipo de bombas de calor se ofrecen también con o sin acumulador de agua caliente, incluyendo en ocasiones como opción la función de refrigeración.

Bombas de calor aire-agua.

Este tipo de bomba de calor aprovecha el aire para trasladar el calor del medio ambiente a la instalación de calefacción. Alcanzan unos índices anuales de rendimiento superiores a 4 y resultan ideales para la reforma y mejora de la calefacción disponible en un edificio, prescindiendo de fuentes de calor adicionales, teniendo en cuenta que el rendimiento medio estacional depende de las condiciones climáticas exteriores. Los equipos reversibles permiten refrigerar mediante la inversión del ciclo.

Especificaciones.

Tanto para colocar sondas verticales como colectores horizontales como fuentes de calor, se debe disponer de suficiente superficie libre, por lo que deberán considerarse los condicionantes de dicha operación.

Reserva de calor para bomba de calor.

Fuentes de calor.

Cuanto mayor sea la temperatura de la fuente de calor, más eficientemente trabajará la bomba de calor. A ello ayudará la estabilidad de la temperatura a lo largo del año y su disponibilidad a largo plazo. Una mayor sencillez de la conexión de la fuente de calor a la instalación disminuye los gastos de inversión para esta ecológica técnica de calefacción.

Colectores de tierra.

Por colector de tierra se entiende una distribución uniforme de tubos plásticos, en un plano horizontal, que se colocan entre 1,2 y 1,5 m bajo tierra en el jardín. La distancia entre los tubos es de 0,5 a 0,8 m. La regla empírica dice que 25 m2 de superficie resultan suficientes para un kilovatio de potencia en calefacción. Una vez colocados los colectores se vuelve a cubrir el terreno. Generalmente no se perjudica el crecimiento de plantas, siempre que se evite plantar árboles de raíces profundas.

Sondas verticales.

Por sonda vertical se entiende un tubo de polietileno en forma de U, doble o simple, que alcanza entre 50 y 150 m de profundidad, por término medio. Aquí la temperatura media anual es estable alrededor de los 10 °C, es decir, un nivel de temperatura relativamente alto. Se calcula aproximadamente 50 vatios de potencia por cada metro de tubo, a falta de un análisis detallado de la transmisividad térmica del terreno. Las sondas terrestres también se pueden aprovechar para el enfriamiento gratuito.

Aire exterior.

Las bombas de calor que aprovechan el aire exterior ofrecen una ventaja muy importante: el aire está disponible en todas partes y no requiere de una instalación específica para su aprovechamiento. Se suprimen las excavaciones sujetas a permisos. Por ello, esta variante resulta ideal para reformas de instalaciones existentes. Los aparatos pueden montarse tanto en el exterior como en el interior, siempre que se conduzca el aire desde el exterior a través de un sistema de conductos.

Principales marcas de bombas de calor.

Suelo Radiante

CALEFACCIÓN POR SUELO RADIANTE

Los romanos, en su versión, lo llamaban ”Hipocasus”, en la España medieval ”Glorias”.
Se trata de introducir calor en el suelo y dejar que la radiación ambiente las casas. Esto se conseguía construyendo canales por debajo del suelo y haciendo circular aire caliente por ellos. 

La instalación de la calefacción bajo el suelo, es una opción a considerar cuando se va a realizar una reforma integral en la vivienda.
La transmisión de calor por radiación es el sistema más natural de todos. Básicamente este consiste en una estructura de tuberías bajo el suelo que contienen agua caliente; la superficie de calor es mayor y realmente el cuerpo se mantiene a su temperatura natural (35ºC ó 36ºC).

¿Cómo funciona?

El funcionamiento de este sistema se basa en el hecho de que la totalidad de la superficie se convierte en una superficie radiante a moderada temperatura, con lo cual el calor se expande rápida y uniformemente por toda la casa, logrando alcanzar una serie de grados de forma homogénea. Este hecho fomenta un equilibrio térmico del organismo en el ambiente.
El aire ambiental (que no absorbe ninguna radiación) se calienta por contacto y así se consigue generar unatemperatura constante homogénea. Este sistema se basa en el hecho natural de que cuando un cuerpo tiene una temperatura superior a los objetos que le rodean, tiende a eliminar el calor que posee en exceso, radiando energía hacia los cuerpos más fríos. 
De hecho, un ambiente verdaderamente cómodo es aquel diseñado para aportar calor a nuestros cuerpos a un ritmo proporcional a nuestro metabolismo, de forma inteligente y regulada.

PRINCIPALES VENTAJAS

Proporciona un reparto óptimo del calor en sentido horizontal y vertical. La temperatura del aire es más alta a nivel del suelo, disminuyendo progresivamente hacia el techo.

Dado que trabaja a baja temperatura, evita las turbulencias del aire debidas a la convección, la emisión calórica se produce principalmente por radiación. Está característica además, elimina la acumulación de polvo y las manchas de suciedad en paredes y techos.

La baja velocidad de circulación del aire, no reseca el ambiente ni las mucosas nasales dado que la humedad relativa del ambiente permanece inalterable.

El piso radiante funciona con agua calefaccionada entre 35-40 ºC. Esto se traduce en un importante ahorro de energía del 15 al 20% menos.

Puede brindar distintas temperaturas en los diferentes ambientes y aportar mayor temperatura en las zonas de mayor requerimiento; ventanales por ejemplo.

A los profesionales les permite el diseño de ambientes amplios y con grandes aberturas, ya que a diferencia de los radiadores y calefactores, no ocupa ningún lugar.

Características

• La calefacción por Suelo Radiante, se compone de dos subsistemas:

1º) Sistema de distribución de calor (los tubos de Polietileno Reticulado empotrados en el Suelo). Esta parte del sistema no necesita mantenimiento.

2º) Sistema de producción de calor: (Calderas, Quemadores, Chimeneas etc.), es muy importante realizar una revisión y limpieza anual a las mismas para comprobar la correcta combustión y asegurar su óptimo rendimiento y longevidad. (Todas las marcas de calderas y quemadores ofrecen estos servicios).

• Básicamente la regulación de un sistema de calefacción se realiza de dos formas:

1º) Automática, por medio de los termostatos, programadores, etc.

2º) Manual, por medio de llaves o válvulas, controlando las caudales del liquido que llega a diferentes zonas calefaccionadas.

DISTRIBUCIÓN EN PISOS 

Distribución en:

1. Espiral (se adapta perfectamente a locales irregulares o alargados.)

2. En Serpentina,(es ideal para locales pequeños)

3. En Espiral con refuerzo sobre las ventanas

4. En Serpentina con refuerzo sobre zonas frías.

La separación entre tubos se calcula tomando en cuenta dos factores muy importantes:

• Balance térmico. 
• Tipo de revestimiento que se coloca en el piso.

Con estos dos datos se entra en tabla y calcula la separación que generalmente según las zonas varía entre 15 y 30 cm.

Pasos para su instalación 

1. El suelo radiante requiere de un espacio entre la losa y el mortero de cómo mínimo 4 cm., por lo tanto para mantener la altura de los techos se deberá aumentar la distancias entre plantas.

2. El espesor ideal del mortero para conseguir una buena transmisión del calor es de 5-6 cm. Por encima de estos valores se aumenta considerablemente la inercia térmica del sistema.

3. A los efectos de que las placas aislantes queden perfectamente asentadas, la superficie de la losa debe estar lo más lisa, plana y libre de irregularidades y escombros.

4. Los tabiques delimitan los circuitos, por tal razón, antes de iniciar el montaje deben estar levantados.

5. La red de desagües debe estar terminada, ya que los desagües quedan por debajo de la losa radiante.

6. En zonas frías es recomendable iniciar el montaje cuando las puertas y ventanas estén colocadas. Para mayor seguridad se recomienda añadir un anticongelante. Estas prevenciones evitan el eventual congelamiento del agua de los circuitos.

PISO RADIANTE ELÉCTRICO

Es un sistema de calefacción por piso radiante que tiene como elemento calefactor una banda polimérica semiconductora flexible, de 30.5 cm de ancho y sólo 1.2 mm de espesor. 
Instalada en contacto directo bajo el piso terminado, desarrolla calor al ser conectada a una fuente de sólo 30 voltios.

Irradia un calor parejo, manteniendo una temperatura ambiente de hasta 22º C y 26º C en el piso.
Su exclusiva propiedad de autorregulación consiste en lo siguiente:

• Cuando sube la temperatura ambiente, aumenta la resistencia de la banda polimérica, por lo que disminuye la energía de calefacción disipada, y por lo tanto disminuye el consumo.

• Cuando baja la temperatura, baja también su resistencia y aumenta la generación de calor. De esta manera la banda no puede sobrecalentarse y consume únicamente la energía necesaria para mantener una temperatura confortable.

El sistema lleva un elemento aislante térmico que se coloca encima de la carpeta, o sobre el piso existente en caso de refacción, constituido por placas de poliestireno expandido de 3 mm de espesor, 40/50 kg/m3 de densidad y 0.035 w/mºk de conductividad. 
Sobre las placas de poliestireno se colocan las bandas calefactoras, paralelas unas a otras, con una separación mínima y máxima, valores obtenidos del balance térmico correspondiente, y a su vez en forma paralela a cualquiera de las paredes del local.

Sobre el tendido de las bandas calefactoras, se puede colocar directamente cualquier tipo de piso (cerámico, alfombra, madera, flotante, vinílico), quedando así el sistema de calefacción en contacto directo con el piso terminado. Esta es una gran ventaja para que el sistema entre y salga de régimen rápidamente, factor de suma importancia dado nuestro tipo de clima con cambios bruscos de temperatura diarios.

Por Cable

Se trata de un sistema de instalación de Baja Temperatura, consistente en la instalación de uno o más cables calefactores. 
La regulación se efectúa a través de un termostato de ambiente en cada habitación, lo que permite aprovechar las aportaciones gratuitas de calor (sol, luces, personas, etc.), que pueden representar un ahorro de energía de hasta un 20%. La temperatura del suelo no ha de sobrepasar los 32 ºC para alcanzar un óptimo confort.

Aunque es instalable a posteriori, la máxima eficacia se obtiene aplicándolo en las nuevas construcciones, donde no interfiere en absoluto las diversas fases de la obra ni exige operaciones o materiales que no estuviesen ya previstos en el proyecto original.

El sistema queda incorporado a la red eléctrica conectado a una caja de derivación, donde se instala un termostato en cada ambiente, que regula el funcionamiento en base a la temperatura deseada.

El sistema consta de cables calefactores colocados entre el contrapiso y la carpeta, controlados por un termostato automático en cada ambiente.
El cable, diseñado especialmente para calefacción, está formado por cable calefactor, cable conductor (cola fría) y empalme entre cables (unión fría).

Como todo piso radiante, el sistema requiere que por debajo del cable haya una aislación térmica que impida el paso del calor hacia abajo, aprovechándolo íntegramente en calentar la carpeta y el piso, para que éste, por radiación, caliente todo el ambiente. Admite todo tipo de pisos, cerámica, mármol, parquet tarugado, vinílicos, alfombras. En los tarugados deberá tomarse la precaución de rellenar la cámara de aire con arena y cemento al ras de las alfajías.

Ahorro asegurado

El suelo radiante dirige el calor al interior del espacio y reduce o elimina las temperaturas excesivas en las paredes exteriores y los techos. Esto puede producir un ahorro de energía de 10% a 30% en viviendas y hasta 60% o más en tiendas, naves industriales, polideportivos y en general edificaciones de grandes alturas.

Además, la división en zonas múltiples permite aislar los cuartos sin usar. Por otra parte, es posible instalar un termostato en cada habitación; aunque esto aumente los costes de la instalación, se amortiza con un considerable ahorro de energía.

Otro factor que ayuda a economizar es el ajuste de termostatos a bajas temperaturas. Y es que cuando la temperatura del aire y la radiación están equilibradas es posible sentir confort a temperaturas inferiores. 

Chimeneas de Leña de Hogar

CALIDEZ DEL HOGAR

El fuego en el hogar, tradicionalmente se asocia a la sensación de protección, encuentro y companía familiar, a la vez que es el elemento de calefacción más usado en la vivienda.

La estufa a leña es elegida frecuentemente como elemento principal en la conformación y decoración de la estancia principal de la casa.
Es verdadero corazón o punto de encuentro de la vida doméstica, la cual se organiza y reúne a la vista de la luz y calidez de la llama. 

UBICACIÓN DE LA CHIMENEA

La estufa a leña se ubica preferentemente en salas de estar, donde se pueda colocar cómodamente a su alrededor algunos sillones, donde sentarse a la vista y calor de la llama.

Se debe recordar que la estufa es un elemento decorativo de singular riqueza expresiva, por que es aconsejable estudiar detenidamente su disposición en la casa como elemento ordenador del ambiente, y no sólo como un elemento decorativo de valor meramente auxiliar.

La estufa no debe colocarse en circulaciones, lugares de tránsito, pasajes o corredores, en sitios donde existan corrientes de aire, y deben estar fuera de la influencia de extractores de aire.

Se debe considerar también aspectos de seguridad, como mantener alejados de la estufa elementos fácilmente combustibles, asegurar que exista una cierta vigilancia del fuego y las brasas mientras éstas se encuentren encendidas, y tener previstos medios de extinción de incendios, en caso de accidentes.

CHIMENEA DE LEÑA COMÚN

Para el hogar se recomienda el uso de ladrillos refractarios asentados en mortero con polvo de larillos refractario, pudiendo emplearse eventualmente refuerzos con perfiles de hierro. En el resto se deberá emplear ladrillos de campo de primera calidad, mezcla de arean y cal, hormigón armado.

Para las terminaciones exteriores se podrán utilizar materiales de diversa índole; revoques, piedra, maderas, metales… que se dispondrán de acuerdo al diseño y el carácter que se desee imprimir a la estufa y al ambiente que ella preside.

Como todo elemento constructivo, debe estar prevista una sólida cimentación y un diseño adecuado de la estufa y su chimenea en relación al resto de los componentes constructivos de la edificación.

El correcto funcionamiento de la estufa, depende principalmente del adecuado cumplimiento de las siguientes condiciones:

• Buena combustión. 
Se logra respetando las reglas y proporciones que se indican más adelante y en las ilustraciones adjuntas.
En general, se debe cuidar que la altura de la boca del hogar sea aproximadamente el 85% del ancho de la misma.

• Máxima radiación de calor hacia la habitación. 
Las paredes laterales del hogar deben tener una dirección oblicua de 45º a 60º respecto a la línea de frente de la estufa.
La pared posterior del hogar se levantará vertical hasta la altura de un ladrillo parado o 1/3 de la altura de la boca. Luego, se inclinará hacia la habitación en 30º, según se indica en las ilustraciones, hasta superar en 0,15 a 0,20 m la altura del dintel de la boca del hogar.

• Eliminación fácil de los humos. 
La estufa debe poseer un garganta ancha y estrecha sobre el dintel del hogar, por donde deberán pasar rápidamente los humos hacia la campana y la chimenea hacia el exterior.

El área de la garganta no será menor que el área del ducto de la chimenea, y su ancho será similar al ancho de la boca del hogar.
La dimensión de profundidad de la garganta podrá variar entre 0,10 m como mínimo y un máximo de 0,12 m.

Frecuentemente en estufas de tamaño grande, se coloca en la garganta una lámina de metal sujeta a un eje, llamada registro, que permite modificar la superficie de pasaje de humos en la garganta, regulando el tiraje o velocidad de salida de los gases de combustión. Existen diversos diseños y mecanismos relacionados a la construcción del registro, según el uso y diseño de cada estufa en particular.

Esquema de planos constructivos generales para una estufa a leña común, de uso familiar.
Ver también el “Cuadro de medidas para estufas a leña de uso familiar” que se presenta más adelante.

CÁMARA DE HUMOS Y ESTANTE DE HOLLÍN

Las paredes laterales de la cámara de humos se inclinarán hacia adentro en un ángulo de 60º con la horizontal, partiendo desde la garganta hasta la base de la chimenea.

En las ilustraciones se indica la posición y forma del estante de hollín, cuyo cometido no sólo consiste en recoger las cenizas y hollín producido por la combustión y que no podieron ser evacuados por la chimenea, sino que fundamentalmente canaliza las corrientes de aire frío que pudieran descender por el ducto de la chimenea y que dificultarían el correcto tiraje.

La superficie de la sección de la cámara o del ducto de la chimenea, nunca será inferior a 1/10 (10%) del área de la boca de la estufa.

Las superficies y aristas interiores de la cámara de humos y la chimenea deberán estar alisados y redondeados, permitiendo el rápido pasaje de humos.

Periódicamente debe limpiarse el interior de los ductos de la estufa.
Si es posible, se hará una trampilla en la base del estante de hollín, para poder descargar al exterior su contenido al momento de efectuar la limpieza.

LA CHIMENEA

Preferentemente, el eje vertical del ducto de evacuación de los gases de combustión deberá coincidir con el eje de la propia chimenea. En caso de no ser así, la campana deberá cumplir la función de canalización de los humos. En tal situación, se estudiará el caso y se dispondrán las medidas adecuadas para la campana de humos.

El punto más alto de la chimenea debe sobresalir al menos 1 metro sobre las cumbreras u otras construcciones a su alrededor, con su boca protegida ante el viento y la entrada de corrientes de aire, evitando remolinos que entorpecerían la correcta salida de los humos.

La sección (área del ducto) de la chimenea no debe ser menor que el 10% de la superficie de la boca del hogar.
En lo que sea posible, debe tener sus bordes interiores redondeados y la superficie interior alisada, para permitir el rápido y eficiente pasaje de gases.

Dependiendo del caso particular, la boca de salida de la chimenea podrá tener algún tipo de protección ante la lluvia y el viento.
Existe gran cantidad de recursos al respecto, que van desde una simple rejilla metálica, una tapa de hormigón horizontal a unos 0,12 m sobre la boca de chimenea, turbinas, o sistemas tipo veleta, que gira con el propio viento orientando la boca de salida al lado opuesto de donde proviene la corriente de aire.

DEFECTOS USUALES

Al diseñar una estufa, debe cuidarse que se mantengan las proporciones, medidas y sugerencias indicados anteriormente.

A continuación se señalan ciertos defectos de diseño y construcción muy comunes, que deben ser evitados:

• Garganta muy ancha. Produce un tiraje excesivo, poco rendimiento de calefacción y un consumo mayor de leña. 

• Garganta muy angosta. Impide la rápida salida del humo, con lo que parte de este ingresará a la habitación. 

• Dintel del hogar muy alto o con poca separación a la garganta. El humo ingresa a la habitación antes de ser absorbido por la garganta. La garganta debe estar entre 0,15 y 0,20 m sobre el dintel. 

• Dintel con mucha profundidad. Dispersa el humo hacia el interior de la habitación. 

• Ausencia de estante de hollín y de registro adecuado. El viento empujará al humo por la chimenea hacia abajo. 

• Chimenea de sección insuficiente. Se presentarán dificultades en el tiraje. El humo se arremolina al interior. 

• Chimenea con poca altura. El viento ingresará a la chimenea. El extremo superior de la chimenea debe superar en 1,00 m las cumbreras y otros elementos cercanos.

ÚLTIMOS MODELOS DE CHIMENEAS

También es importante tener presente la estructura de la habitación donde se va a colocar la chimenea y el tiempo que, por lo general, estará encendida cada día. Existen distintos tipos de chimeneas y cada una cumple una función.

Las de fuego abierto: Son las más tradicionales y decorativas, pero tienen el inconveniente de que sólo son útiles para caldear ambientes. Dejan escapar chispas, cenizas y humos.

Salvo en casas de campo y viviendas unifamiliares no son muy recomendables. En viviendas urbanas se utilizan básicamente para caldear y decorar ambientes. Se encienden en ocasiones especiales: Reuniones de amigos o sentimentales.

Insets empotrables: Son generadores de calor que encierran el fuego detrás de puertas fabricadas con material vitrocerámico. Intercambian aire frío y caliente entre la estancia y la chimenea.

Algunas cuentan con turbinas capaces de acelerar el calentamiento y recuperadores de calor que lo transmiten por toda la casa. Son las más recomendables para los pisos sin salida al exterior.

De gas: Ofrecen combustión instantánea y gran rendimiento térmico, son limpias y simulan a la perfección el sistema tradicional de las chimeneas de leña.

De obra: Se integran como un todo en el ambiente si la parte exterior se pinta con la misma pintura y color que las paredes. En este tipo de chimeneas el interior suele revestirse de ladrillos refractarios y la base, a ras de suelo, se pavimenta con baldosas de granito sin pulir.

Inset Encastrable: En este modelo el interior es de hierro y el exterior de acero, generalmente pintado en negro y con puertas de cristal resistente al calor. La ausencia de embocadura resalta su sencillez y lo integra a la perfección en el conjunto decorativo.

Pero, si desea ahorrarse las incomodidades que acarrean las chimeneas de fuego abierto, puede optar por los hogares encastrables o inserts. Son sistemas que, al igual que las chimeneas tradicionales, posibilitan la contemplación de llamas detrás de unas puertas trasparentes.

Además, ofrecen un rendimiento térmico perfecto, ya que calientan entre cuatro y siete veces más que los antiguos modelos abiertos y son capaces de funcionar con una sola carga durante ocho horas seguidas.

COMPLEMENTOS Y ACCESORIOS

En ciertos casos, se acostumbra sostener los trozos de leña sobre un brasero formado con barrotes de hierro y fuertes patas metálicas.

Tradicionalmente se agregan unos soportes de metal llamados morrillos, y una red metálica frontal (chispero) para evitar el escape de brasas o chispas a la habitación.

También puede disponerse una pequeña parrilla donde asar carnes u otros alimentos, calentar una pava, etc.
Otro elemento auxiliar de gran ayuda, consiste en disponer de un pequeño perchero a un lado de la estufa con tenazas, atizador, pala y cepillo.

Al momento de efectuar el diseño de la estufa debe preveerse la forma de depósito y aprovisionamiento de leñas, lo que puede hacerse disponiendo de una leñera cercana, realizada en albañilería o con un cofre metálico o de madera.

Disfrute su estufa a leña en familia.

Calderas de orujo

MODELO MARINA
Uso doméstico. 
Calentador opcional de Agua sanitaria.

INSTRUCCIONES

Instalación. La caldera va conectada a un vaso de expansión abierto. Presión máxima soportada 3 ATM.

Combustibles sólidos utilizables. Orujo de oliva, cáscara de avellana, almendra troceada, pellets (serrín prensado), etc. Para utilización de otros residuos vegetales asegurarse de que estos sean idóneos y que su uso esté permitido por la normativa vigente. Todos los combustibles utilizados tienen que estar secos y de tamaño granulado para una buena combustión.

Arranque. Antes de arrancar el dispositivo de combustión de la caldera, encender un pequeño fuego con leña seca material similar en el hogar. Accionar después el dispositivo de alimentación de la caldera. Esta operación se repetirá cada vez que el fuego se apague completamente.

Rendimiento. Para obtener una buena combustión y un buen rendimiento de la caldera, asegurarse de que la chimenea tiene una buena regulación del tiro, regular oportunamente el dispositivo de alimentación de combustible y del flujo del aire al fuego. La regulación debe modificarse si se cambia el tipo de combustible.

Regulación de la temperatura del agua. La regulación del termostato del agua no debe ser inferior a una temperatura de 25º ni superior a 90º.

Mantenimiento. Quitar la ceniza del hogar diariamente si es necesario. Limpiar periódicamente el conjunto de tubos y las salidas de aire al fuego y la chimenea. Engrasar periódicamente el mecanismo de alimentación de combustible al hogar, en partícula la cadena y el cojinete del sinfín. Durante las operaciones de mantenimiento desconectar la caldera de la corriente eléctrica.

Precauciones. Asegurarse que la chimenea impide el retorno del aire en sentido contrario de la caldera. Instalar un temporizador eléctrico que reactive la alimentación de combustible y la combustión en el hogar con una frecuencia de 1 a 2 minutos cada 1 a 2 horas de pausa. La reactivación de la alimentación de combustible la combustión en el hogar debe ser garantizada también cuando la instalación de la calefacción quede apagada por pocas horas. No desactivar la energía eléctrica de la caldera excepto en caso de emergencia. La energía eléctrica de la caldera debe desconectarse cuando se apague completamente el sistema de calefacción; por consiguiente cuando se agote el combustible del hogar, al vaciar la tolva, al hacer limpieza general del la caldera.

ESQUEMA TÉCNICO

1.- Grupo motor para la alimentación de combustible al hogar. 
2.- Electro-ventilador para el aire primario de la combustión. 
3.- Rueda de mando para la regulación del aire primario. 
4.- Rueda de mando del alimentador de combustible.
5.- Cabezal para lubricar el cojinete del sinfín. 
6.- Conducto de aire para evitar el retorno de huno a la tolva.
7.- Electro-ventilador para el aire secundario de la combustión.
8.- Rueda de mando regulador del aire secundario.
9.- Conjunto de tubos.
10.- Salida de agua del sistema de calefacción.
11.- Conexión para la producción de agua sanitaria.El cambio a cobre no está previsto. El cambio es por su riesgo. Para la salida y entrada de agua sanitaria instalar un filtro antical. La salida y entra da de agua se puede conectar indistintamente.
12.- Dispositivo de mando y control.
13.- Tapa de la tolva. Colocar siempre después de cargar el combustible.
14.- Chimenea.
15.- Portillo.
16.- Visor para inspeccionar la cámara de combustión.
17.- Junta de unión del quemador y la caldera.
18– Hogar.
19.- Tolva para la carga de combustible.
20.- Cajón extraíble para la extracción de ceniza.
21.- Retorno del agua del sistema de calefacción.

CONEXIÓN HIDRÁULICA

1.- Manómetro. 
2.- Tubo amortiguador. 
3.- Grifo porta manómetro. 
4.- Termostato de seguridad y regulación.
5.- Termómetro. 
6.- Toma del termómetro de control.
7.- Separador de aire.
8.- Termomanómetro.
9.- Válvula mezcladora.
10.- Válvula de cierre.
11.- Tubo de carga de agua.
12.- Tubo de seguridad.
13.- Tubo de sobradero.
14.- Tubo de desagüe.
15.- Sistema de alimentación.
16.- Depósito.
17.- Circuito de agua caliente sanitaria (optativo).
18– Válvula de seguridad (6 Atm. (6 Atm. por circuito).
19.- Válvula de cierre por flotador.
20.- Circulación.
21.- Toma para desagüe visible.
22.- Válvula automática de salida de aire.

NOTA: Los números 78 y 9 no son obligatorios según la normativa de seguridad de la UE.

La Biomasa

Pellet
Astilla
Cáscaras
Orujo

Según la Especificación Técnica Europea CEN/TS 14588 la biomasa es “todo material de origen biológico excluyendo aquellos que han sido englobados en formaciones geológicas sufriendo un proceso de mineralización”. Por tanto, la biomasa incluye, entre otras, “la materia orgánica, de origen vegetal y los materiales que proceden de su transformación natural o artificial, como los residuos procedentes de las actividades agrícolas y forestales, así como los subproductos de las industrias agroalimentarias y de transformación de la madera”.

Estos materiales combustibles pueden encontrar diversas aplicaciones energéticas. Pueden ser destinados a producir energía eléctrica o a usos térmicos. En el primer caso, también es posible aprovechar el calor de forma combinada (cogeneración), con lo que el uso del combustible es más eficiente. Las aplicaciones térmicas pueden tener lugar en el ámbito industrial para generar calor de proceso en forma de vapor, aceite térmico, agua sobrecalentada, uso en secaderos u hornos, etc. o en edificios para dar servicio de agua caliente, calefacción o refrigeración.

Para dar servicio a un conjunto de edificios cercanos entre sí se viene desarrollando la instalación de centrales de generación térmica y suministro mediante
redes a los usuarios, o bien soluciones mediante salas de calderas propias de cada edificio o para usuarios adyacentes.

Biomasa en los edificios

Para usos térmicos en edificios, los pellets, las astillas de calidad, los huesos de aceituna y las cáscaras de almendra son combustibles que, con la tecnología actual, presentan las características adecuadas y son los más extendidos.

Existen diversas posibilidades en cuanto a sistemas de suministro, adaptados según las características de los edificios y demanda del usuario. La biomasa se distribuye en los edificios situados en entornos urbanos mediante sistemas estancos de descarga neumática que constituyen procedimientos prácticamente idénticos a los del gasóleo. Una vez en el silo del edificio, la biomasa puede transportarse hasta la caldera con equipos neumáticos o tornillos sin fin.

Un sistema de agua caliente, calefacción o refrigeración con biomasa consta de los siguientes equipos:

  • Almacenamiento de combustible: puede realizarse mediante contenedores, silos flexibles textiles, depósitos enterrados, silos de obra, etc.
  • Sistema de alimentación mediante tormillo sin fin, neumático o por gravedad.
  • Caldera, que se compone de cámara de combustión, zona de intercambio, cenicero y caja de humos.
  • Chimenea, sistema de impulsión y distribución, regulación o control y otros equipos similares o idénticos a los existentes o a los utilizados en instalaciones para otros combustibles.
  • Máquina de absorción, en el caso de aplicar la biomasa para refrigeración

Un edificio de entre 2.000 y 2.500 m2 para un clima como el de Madrid suele instalar una caldera del orden de 200 kW. Teniendo en cuenta que la inversión de los equipos para utilizar biomasa es superior a la de los equipos para emplear combustible fósil, pero, sin embargo, el coste del combustible es sustancialmente más bajo, dicho sobrecoste, en este supuesto, es recuperado en un periodo no superior a 7 años, presentando una rentabilidad del orden del 15%.

Situación y desarrollo en Europa

La economía forestal sostenida ha logrado una elevada cuota de bosques en Europa. Durante décadas se ha menospreciado la madera como materia y portador de energía. Por ello, los bosques europeos han estado infrautilizados, acumulándose una reserva tremenda.

El incipiente crecimiento de la madera en Europa se estima en 900 millones m3 . En Europa se han fijado diversos objetivos para el aprovechamiento forestal, lo que asegura una amplia disponibilidad. Así, se garantiza una disponibilidad sostenible y supraregional de la materia prima de la madera. Además, el aprovisionamiento sostenible y ecológico de madera en Europa Central está bien regulado mediante legislación forestal y sistemas de verificación. La UE ha fijado la expansión del aprovechamiento energético de la madera hasta el 2020.

Portadores de energía sostenible

El incremento del precio de los combustibles fósiles ha aumentado de manera determinante la demanda de materias primas locales. De la cantidad de madera cosechada anualmente se aprovecha en Europa sólo un 40% con fines energéticos. El aprovechamiento de madera energética procedente del bosque sirve también para mantener cuidados los bosques y para preservarlos.

Un bosque sólo puede resistir las influencias medioambientales si está sometido a una gestión forestal constante. La madera se utiliza sobre todo para recuperar el calor en forma de leña, recortes de leña y pellets de madera para calefacción, pero también para generar electricidad en centrales eléctricas.
Calentar con madera resulta cada vez más interesante en Europa, precisamente para los hogares privados.

Las instalaciones de calefacción automáticas de pellets de madera o leña proporcionan un confort comparable al de los combustibles convencionales como el gasóleo o el gas.

Un encuentro entre la ecología y el medio ambiente

La madera forma parte de las materias primas y fuentes de energía sostenibles, siempre y cuando la cantidad utilizada no supere la cantidad regenerativa.
Supone, por tanto, un importante acumulador de carbono y absorbe así el gas CO2 de efecto invernadero con impacto climático. En calidad de materia bruta regenerativa arroja un buen balance ecológico, ya que, a la hora de quemar, sólo se libera el CO2 que ha absorbido el árbol durante su crecimiento. De esta forma, se preservan los ciclos naturales del sistema ecológico. La madera está disponible en calidad de combustible a escala supraregional y apenas está sometida a las oscilaciones del mercado, ya que no depende de los mercados mundiales.

La madera destaca sobre todo por estar disponible regionalmente y por el enorme grado de seguridad que aporta en relación a su almacenaje, transporte y utilización. Además, los trayectos de transporte son cortos y conllevan una gran flexibilidad y seguridad en el suministro. Se mantiene tanto la creación de riqueza como los puestos de trabajo en el ámbito regional.

Calor procedente de la madera

Cada año llegan al mercado más de 380 millones de metros cúbicos de madera obtenida de manera sostenible y procedente de bosques europeos. De ellos, aproximadamente un 40% se utilizan para obtener calor.

Dado que el aprovechamiento de la madera para la obtención del calor resulta más eficiente que la transformación de electricidad o combustible, se pretende perfeccionar esta técnica en los próximos años. Para asegurar la disponibilidad de la madera en el futuro, se ha previsto plantar cada vez más especies de crecimiento rápido en superficies no explotadas.

Mediante la utilización de este tipo de plantas energéticas puede obtenerse madera de manera barata y ecológica para calefacciones.

Asegurar el aprovisionamiento de forma sostenible y a largo plazo

Los pelets de madera son pequeñas piezas prensadas en forma de cilindro procedentes de maderas abandonadas en plena naturaleza, no tratadas, como por ejemplo serrín, virutas de madera o residuos forestales. Para fabricar los pelets se secan las virutas de madera y se lavan, se tratan en molinos hasta conseguir un tamaño uniforme y se meten en matrices para prensarlos. Las virutas se aglutinan así sin necesidad de añadir aglutinantes gracias a que contienen lignina. Los fabricantes suelen ser las grandes serrerías, donde el serrín se acumula paralelo a los procesos productivos. La energía precisada para su fabricación ronda el 2,7% del contenido energético. Dos kilos de pelets de madera corresponden al contenido energético de, aproximadamente, un litro de gasóleo para calefacción.

En principio, sirve cualquier tipo de árbol para ser quemado como leña. La madera secada con aire (contenido en agua 15–20%) posee un valor nergético medio de 4 kWh/kg.

A ser posible la madera debe estar seca. El periodo ideal de almacenaje al aire libre y protegido de la lluvia ronda los dos años. La leña se obtiene clásicamente con hacha y sierra. No obstante, la técnica ha hecho más fácil esta tarea con sierras de cadenas, sierras circulares y máquinas partidoras. La madera que se obtiene a través de la madera útil o de troncos torcidos o débiles se sierran y parten a la longitud deseada.

Para producir leña existen varios procesos habituales. Por una parte, en las serrerías se tronzan directamente partes de troncos de coníferas inutilizables para transformarlos posteriormente con un tamaño entre 10 y 50 mm en combustible para calderas de calefacción. Otra posibilidad para obtener leña consiste en triturar rollos de madera sin aprovechamiento forestal. Para ello, se preseca la pieza de madera o se lleva la leña a un secadero. Este procedimiento se denomina producción de leña de bosque. Por madera procedente de la ordenación paisajística se entienden residuos forestales convertidos en leña o triturados. Aunque el precio de compra resulte más barato en comparación, deben considerarse algunas desventajas que conlleva este tipo de madera para destinarlo a un uso energético, como son un contenido en agua superior al 60%, una proporción relativamente alta de corteza o la necesidad de secarla biológicamente. La madera vieja triturada, compuesta de piezas largas y estrechas, se clasifica en las siguientes categorías: A1 (no tratada), A2 (no contaminada) y A3/A4 (contaminada). Para las instalaciones más pequeñas de uso doméstico sólo se autoriza la madera vieja no tratada correspondiente a la categoría A1. La calidad del combustible leña está definida en la norma europea CEN / TC 335 «Combustibles sólidos». En concreto en España se aplican las siguientes normas: “UNE-CEN/TS 15234:2009 EX Biocombustibles sólidos. Aseguramiento de la calidad del combustible” y “UNE-CEN/TS 14961:2007 EX, Biocombustibles sólidos. Especificaciones y clases de combustibles”.

En la mayoría de los casos, los diferentes tipos de madera se producen o se obtienen cerca del lugar en el que son consumidos. De esta manera, se evitan largos trayectos de transporte, lo que es una ventaja además para el precio y el equilibrio ecológico de este portador energético. En los últimos años la producción de pelets ha aumentado de manera importante a escala europea.

A pesar del incremento en la demanda, la disponibilidad de la materia prima para la producción de pelets de madera está asegurada a largo plazo. Al mismo tiempo se garantiza la disponibilidad de leña y recortes. Las centrales de biomasa utilizan actualmente cada vez más madera vieja y desechada como material combustible, lo que contribuye a la obtención de energía sin emisión de CO2.

Ejemplos de modernización: caldera de pellets

Algunos modelos de calderas de nuestras principales marcas

LASIAN

GREENCALOR

FACODY

DOMUSA


Calderas de leña

CALDERA DE LEÑA PARA CUALQUIER TIPO DE COMBUSTIBLE SÓLIDO XAR

Además de la calidad de sus materiales, dos son los fundamentos de esta magnífica caldera:

LARGA AUTONOMÍA, conseguida gracias a su cámara de combustión ovalada, con desarrollo vertical de gran capacidad de carga. Con 3 puertas independientes de gran dimensión para llenado de combustible y limpieza de cenizas. Regulación termostática de tiro de funcionamiento automático.

ELEVADO RENDIMIENTO, especial diseño con cámara auxiliar de agua en el interior, aumentando considerablemente las superficies de intercambio térmico. Eficaz aislamiento térmico.

Equipamiento y suministro

• Mueble con pintura alta calidad (poliéster)
• Parrillas de hierro fundido de gran resistencia y duración
• Rastrillo de limpieza de cenizas

Calderas de Leña Policombustible

CALDERA POLICOMBUSTIBLE XAP

AUTÉNTICA caldera policombustible por su doble cámara de combustión independiente:

  • Cámara para sólidos de grandes dimensiones, otorgándole mayor autonomía.
  • Cámara para quemador provista de intercambiador frontal en acero inoxidable para altas temperaturas de combustión.
  • Puertas independientes para quemador, carga de sólidos y limpieza de cenizas. Una sola chimenea para las dos cámaras de combustión.
  • Mediante el cuadro de mandos podemos usar la caldera en tres funciones: sólo leña, sólo gasóleo y leña + gasóleo.

Equipamiento y suministro

• Quemador gasoil (opcional)
• Cuadro completo de control y regulación
• Aislamiento térmico
• Parrilla de hierro fundido
• Reloj programador (opcional)
• Envolventes pintados
• Rastrillo de limpieza de cenizas